sábado, 9 de octubre de 2010

El estrés laboral, una bomba al corazón


"¡El estrés de esta oficina me está matando!"

Tranquilo, relaja los hombros respira y cuenta hasta diez, porque aunque lo digas un poco en broma, sentirte estresado, si no al grado de acabar con tu vida, sí puede hacerte pasar muy malos ratos. Los principales afectados: piel, estómago y corazón.


Por Nonantzin Martínez

En el Día Mundial del Corazón, vale la pena reflexionar sobre la importancia que tienen las enfermedades cardiovasculares en nuestro país, pues estos padecimientos se encuentran entre las primeras causas de muerte de los mexicanos bajo la presentación de ateroesclerosis, ataque cardiaco, accidente cerebro vascular o insuficiencia cardiaca. Particularmente, en el Distrito Federal cada año fallecen 27,200 personas por alguna de ellas y, en los últimos diez años se ha visto un incremento del 1% en su incidencia.

Existen factores plenamente reconocidos que hacen que el corazón se enferme, como tener sobrepeso u obesidad, fumar, padecer diabetes y consumir alcohol en exceso, pero también se ha visto que el estrés podría jugar un papel importante en ello. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, no se ha descubierto todavía si el estrés actúa como un factor de riesgo independiente, pero sí es sabido que contribuye al fortalecimiento de otros agentes, pues coadyuva a que los niveles de presión y colesterol se incrementen.

El doctor Hermes Ilarraza, cardiólogo adscrito al Servicio de Rehabilitación Cardiaca y Medicina Física, Instituto Nacional de Cardiología Dr. Ignacio Chávez, explica  que el estrés es la respuesta del cuerpo ante un estímulo, cualquiera que éste sea: hacer ejercicio, emprender un proyecto, dar un discurso, tener alguna preocupación, y es necesario para seguir viviendo, par dar los siguientes pasos. Sin embargo, cuando esta condición no se enfrenta de manera adecuada, cuando la persona se ve imposibilitada para resolver los problemas, se transforma en algo negativo que afecta a la salud.

"El estrés genera un aumento en la presión arterial y una descarga de adrenalina, que puede hacer que el corazón se contraiga y se genere un fenómeno importante de hipertensión. En el caso de quienes ya tienen una enfermedad cardiovascular, pueden presentarse eventos como arritmias. Por si fuera poco, esta descarga adrenérgica favorece que los niveles de azúcar en sangre se eleven, condición precursora de diabetes", agrega el experto.

Y el lugar de trabajo es justamente uno de esos espacios que produce mucho estrés. Ya desde la salida por la mañana y enfrentarse al tráfico puede generar tensión. Si a esto se le suma una tarea que no ha sido realizada por resolver otros pendientes o una pobre comunicación con los compañeros de trabajo y con el jefe que impide que las cosas fluyan adecuadamente, la situación se vuelve más caótica.

¡Ponle un alto!

Si se empieza a notar ansiedad en el comportamiento, intranquilidad, temor, sudor, palpitaciones, que la mano tiembla, dolor o vacío en el pecho, en la boca de l estómago y alteraciones cutáneas sin motivo aparente, casi es seguro que se trata de estrés.

Por suerte, hay muchas formas y estrategias para canalizarlo y hacer de la oficina un ambiente agradable. El especialista Hermes Ilarraza sugiere:

Delimitar las funciones que a cada quien le corresponden. Si la persona no se siente capaz de resolver las tareas asignadas, debe comunicarlo a su jefe de manera inmediata.

Tratar de cumplir en tiempo y forma con las responsabilidades contribuye a frenar medidas disciplinarias que podrían detonar tensiones.

No es conveniente responder de manera reactiva cuando hay un conflicto, es mejor que se reflexione antes. Se ha visto que la carga de estrés es menor si no hay ira de por medio.

Hay que tener el control de los actos y las emociones. Esta actitud frente a la vida suele aprenderse desde la infancia, en casa y en la escuela. Asimismo, seguir una dieta saludable, hacer ejercicio, dormir bien, contribuye a sobrellevar las presiones con una mejor actitud.

Si los problemas no se pueden resolver, hay que acudir con el especialista.

Fuente: CNNExpansion

No hay comentarios:

Publicar un comentario