lunes, 4 de octubre de 2010

¿Cómo construir la mejor red de contactos personales?


El latiguillo "no importa lo que usted sepa sino a quién conozca" es de larga data en el mundo de los negocios (y no sólo en el de los negocios). Algunos alardean haber conseguido un ascenso gracias a sus conexiones. Otros, se lamentan: "Yo soy mucho más capaz. Pero el otro estaba acomodado"

Existen básicamente dos actitudes con respecto a las redes de contactos.

Algunos invierten muchísimas horas en crear y fortalecer su network. En lugar de mejorar su expertise profesional prefieren llenar su agenda. Su frase de cabecera: "No importa lo que usted sepa sino a quién conozca".

Otros apuestan por su perfeccionamiento profesional, aun a costas de tener una exigua red de contactos. Su frase de cabecera: "Mi capacidad me llevará a la cumbre".

Sin embargo, según el estudio How Top Talent Uses Networks de la consultora Accenture, se trata de una falsa dicotomía. En realidad, no existe un trade off entre expertise y relaciones.

Justamente, un buen networking debe mejorar la capacidad profesional de sus integrantes. Las conexiones no sólo sirven para conseguir mejores trabajos sino también para impulsar el rendimiento de los trabajadores y de la compañía. Veamos un ejemplo…

Un cazador de talentos de una importante corporación de software comentó: "a medida que crece la red de contactos de los programadores, mejora su capacidad para resolver problemas". ¿Cómo se explica este fenómeno?

Según la investigación de Accenture, el 90 por ciento de la información que manejamos proviene de nuestras redes de contactos. Más conexiones, más circulación de conocimiento, mejores habilidades técnicas, más capacidad para resolver problemas. Todos ganan.

Sin embargo, para que se cumpla la ecuación, no alcanza con una red extensa sino que también debe estar bien construida. Mucho más efectivo que llenar indiscriminadamente la agenda es implementar una arquitectura inteligente.

A través de una comparación entre distintas redes, la investigación de Accenture llegó a una serie de conclusiones sobre el networking óptimo:

1) Los mejores tejedores de redes se ubican a ellos mismos en puntos clave y se aseguran que toda la información estratégica pase siempre por sus manos.

2) Las mejores redes son las que sirven para incrementar la expertise profesional. En otras palabras, no importa a cuánta gente conozca sino a quién conozca. Acérquese a los mejores y pronto será como ellos.

3) Los networkers más efectivos mantienen un comportamiento ético en todo momento. Su alto prestigio les permite establecer relaciones de calidad.

En definitiva, advierte la investigación de Accenture, quien logre conjugar estas tres dimensiones tendrá las mejores chances de una carrera exitosa.

Por lo tanto, tal vez sea hora de reformular el viejo latiguillo corporativo. "No importa lo que usted sepa sino a quién conozca" ha quedado obsoleto. La nueva clave es "Dime con quién andas y te diré cuánto conoces".

De la redacción de MATERIABIZ, redaccion@materiabiz.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario