viernes, 8 de octubre de 2010

Claves para emprender un negocio con éxito


Valor del emprendedor, autoestima en alto. El manejo emocional, reconocer la motivación y el entusiasmo se traduce en acciones positivas. A la vez hay que estar preparado para “los fracasos” o resultados no esperados. Admitir la flexibilidad, estar abiertos a los cambios y generar nuevas acciones.
Estudiar el mercado: Aunque lleve tiempo este procedimiento será el faro para el negocio. Hay que detectar las tendencias, por ejemplo las ofertas de trabajo freelance, las relacionadas al medio ambientes y recursos no renovables. Buscar un nicho nuevo o algo que exista y se pueda comercializar o brindar un servicio diferente.
Plan de Negocios: Debe responder a qué, quién, dónde, cómo y cuánto. Originalidad, no vender productos, sino soluciones. El negocio elegido debe identificarse con habilidades y pasiones del emprendedor. Detectar un negocio viable, es decir ver ventajas que ofrece el producto, quiénes van a pagar por él, competidores, como comercializar, networking , tiempo, dinero.
Definir si trabajar solo o en grupos. Esta elección depende del proyecto, pero se sabe que un grupo se potencia mejor y conduce el negocio por buen camino. Se debe compartir los valores y repartir en forma adecuada las responsabilidades.
Invertir en capacitación, actualizarse, informarse. Al definir el negocio es necesario conocer a los competidores, el mercado local, nacional e internacional, las tendencias. La información da poder y conduce a realizar acciones eficientes.
Comenzar en pequeña escala, tener presente el dinero. Conseguir la financiación del proyecto en tiempo y forma. Informarse, pedir de ser necesario, asesoramientos a terceros. El proceso de expansión, de crecimiento, sucederá luego.
Errores frecuentes que los emprendedores deben evitar
La emoción genera acciones pero de no ser mantenidas con perseverancia, se diluyen en el intento o ante las primeras turbulencias del mercado. Los errores más comunes que pueden evitarse son:

Postergar: No llevar los pensamientos a la acción, quedarse en el miedo o incertidumbre
No pedir ayuda, quedarse en la autosuficiencia. Las dificultades relacionadas con trámites, inscripciones, obligaciones fiscales deben ser cubiertas con información y asesoramiento en gestión empresaria.
En la era emprendedora, se sabe que una de cada cinco empresas subsiste un año y una de cada diez superan los dos años. Solamente, las organizadas por mujeres tardan más en formarse pero tienen más éxito y permanencia en el mercado. Debido al perfil y liderazgo femenino, basado en una estructura horizontal, menos jerarquizada, más flexible y versátil.
Fuente:Suite101.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario