Cargando...

miércoles, 20 de octubre de 2010

Capitalismo, una historia de amor: RRHH y RSE


Capitalismo: una historia de amor (Capitalism a Love Story) fue estrenada en Octubre de 2009 en Estados Unidos, y relata en forma crítica la eliminación de empleos, y la crisis financiera de 2008 y la asunción de Obama. Según el realizador Michael Moore, la debacle de la economía estadounidese, empezó muy lentamente en el final del gobierno de Jimmy Carter.

Moore en una película original filmada post crisis financiera, critica el capitalismo feroz de Estados Unidos y nos hace reflexionar sobre el  trabajo y el accionar de las empresas ante la tan mencionada Responsabilidad Social y la ética.

Hay varios puntos de la película destacables sobre el papel de los trabajadores en el sistema económico actual, la eliminación de empleos y la voracidad de algunas empresas en buscar rédito incluso frente a la muerte de sus empleados. Cuestiona ciertos aspectos del capitalismo, que lejos de ofrecer seguridad económica, ha desatado la peor crisis económica post guerra mundial. La desregulación de la legislación financiera en EEUU, hizo que grandes financieras convirtieran en un gran casino la economía estadounidense. El erario estadounidense tuvo que salvar a los bancos aprobando 700 mil millones de dólares, pero ¿quien salva a las millones de familias que no pudieron pagar sus deudas y perdieron sus casas?.
La idea principal de la historia, se basa en que el capitalismo necesita ser reemplazado, no por otro sistema, sino por la democracia, advirtiendo el crecimiento de un poder tiránico que va reemplazando poco a poco al sistema democrático: una elite financiera que domina el mundo cuyas ganancias superan las ganancias del 95% de la población.

Hacia una aristocracia financiera
Un memo de 2006, que Citigroup envió a sus principales inversores, afirma que vivimos una Plutonomía.
El 1% más rico toma decisiones por el 95% de la población mundial. Lo que hace funcionar este sistema desigual, según el memo es la creencia de que ese 95% de que llegará a  formar parte del 1% si continúa esforzándose.
El mundo se divide en 2 bloques, dice el documento: la Plutonomía y el resto. EEUU, Reino Unido y Canadá son las principales Plutonomías (economías potenciadas por y para el bienestar).

Entre otros puntos, afirma el memo, que se está consolidando “nueva aristocracia managerial”.

Más allá de la guerra, la inflación, el fin de la ola de la tecnología para la producción, y un colapso financiero, creemos que la mayor amenaza a corto plazo son las  demandas sociales por una división de la riqueza más equitativa.

La destrucción de la industria, en EEUU, Moore relata como Flint, su pueblo natal en Michigan que se convirtió en un pueblo desolado después de que cerraran la fábrica de General Motors, que daba trabajo a una ciudad de miles de trabajadores, escenario que se replicó en otras partes del país.

El talento es absorbido por la especulación
El furor por la especulación financiera, no solo ha contribuido a destruir millones de puestos de trabajo en la industria sino que cambia el paradigma de los nuevos talentos. Según el film, los mejores cerebros de las principales Universidades especializados en aritmética, economía van a parar a la especulación financiera. No sólo se pierden buenos profesionales para desarrollar la ciencia, ingeniería ú otras disciplinas constructivas sino que son absorbidos por una industria claramente destructiva.
Además, denuncia los préstamos bancarios a los estudiantes, como una trampa, que una vez que se gradúan quedan endeudados por 20 años con los bancos y los obligan a trabajar para ellos a fin de tener un mejor modo de devolver el crédito.

Pilotos de líneas áreas
Una de las partes más impactantes de la película son las entrevistas que realiza Moore a pilotos de líneas áreas como American Eagle. Trabajan en condiciones extremadamente precarias, cobran cerca de 20.000 dólares por año. Algunos venden su plasma para pagar sus cuentas, o consiguen vales gratuitos de alimentos. Una piloto, endeudada en 100.000 dólares por sus estudios, pasea perros como segundo trabajo para poder vivir. A pesar de las denuncias ante el Congreso, la situación laboral de los pilotos de aviación en Estados Unidos es crítica.

Campesinos muertos
Increíblemente, la muerte de un empleado de Amegy Bank y una empleada de pastelería de Wal-Mart, fallecidos por enfermedades terminales incrementaron las ganancias de las empresas. En Estados Unidos, la legislación aseguradora, permite que el empleador asegure de vida a sus empleados y en caso de fallecimiento se convierta en beneficiario, sin necesidad de comunicarlo a la familia. En estos casos, Amegy  Bank embolsó 5 millones de dólares por la  muerte de su empleado y Wal-Mart embolsó 1.5 millones de dólares por la muerte de la Sra. Smith. Otro dato llamativo, es que en los libros contables de cada empresa, figuran estos ingresos como "Campesinos muertos" un término sin dudas macabro. El caso de Wal-Mart, los abogados de la familia de la empleada fallecida, constataron que la empresa posee 350.000 pólizas de vida sobre empleados comunes. Algunas empresas que utilizan esta modalidad de ser beneficiarios ante la muerte de sus empleados son: Procter & Gamble, Citibank, Hershey's,  Bank of America, Nestlé, AT&T, Southwestern Bell, Ameritech y American Express. Es una práctica aparentemente válida en Estados Unidos, pero que se enfrenta a planteos éticos y de valores. Es un ejemplo de cómo el capitalismo salvaje hace que una corporación pueda obtener un importante rédito a partir de la desgracia de sus propios empleados.

Fabrica tomada, noticia nacional
Una fábrica de ventanas que frente a un desahucio por parte del Bank of America, es noticia nacional cuando los operarios toman pacíficamente las instalaciones y reciben el apoyo del Presidente Obama. Lejos de imponer el socialismo o alguna ideología de izquierda, Moore intenta dar ejemplos para que los apocados estadounidenses entiendan lo que son las cooperativas de trabajo, donde no hay jefes, toman decisiones en asambleas y a su vez obtienen ganancias anuales millonarias: una fábrica de robots y una fábrica de pan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada