sábado, 16 de octubre de 2010

Cambia el rumbo a tiempo


Si quieres que tu empresa sea competitiva, necesitas desarrollar tu capacidad de reacción.

Las Claves

1.- Incluye en tu proyecto sólo a personas con quienes tengas puntos de interés común y alineados al crecimiento de tu empresa.

2.- Recuerda que emprender no tiene sentido si no tienes en claro cuál es tu verdadero negocio.

3.- La autodisciplina es una cualidad fundamental para el éxito de cualquier emprendedor. Comprométete.

4.- Forma alianzas con tus colaboradores, asesores y socios de negocio. Así nutrirás a la empresa de experiencias y conocimientos que la harán crecer.

5.- Piérdele el miedo a la asesoría; con ella llevarás tu empresa a la máxima rentabilidad.

Por: Daniela Clavijo

Ricardo Correa y Roberto Saint Martin saben que los negocios más exitosos se basan en una buena planeación. Pero están convencidos de que si el objetivo es marcar una diferencia y llegar a los máximos niveles de competitividad se necesita algo más: flexibilidad frente a los cambios. Y una gran capacidad de reacción.

"Al salir de la escuela, lo único que sabíamos era que queríamos hacer algo con la robótica", dice Correa. "Todo lo que tuviera que ver con el tema nos interesaba". Los emprendedores comenzaron dando cursos a todo aquel que quisiera conocer el fascinante mundo de los robots. Pero ahí estuvo el primer error, porque ya habían definido cuál era su servicio, pero no cuál era su mercado.

Fue entonces que tuvieron que perfeccionar el esquema de la empresa y replantear sus objetivos. Durante el análisis, detectaron que el verdadero mercado de sus cursos de robótica estaba en los niños. Y entonces apostaron por ese rentable y exigente segmento.

El cambio de rumbo resultó un éxito, pues MicrobotiX --que dio sus primeros pasos hace más de cuatro años en una asociación de robótica escolar en el Tec de Monterrey-- se convirtió en la primera escuela de robótica para niños en México. Además, sus crecimientos fueron de 300% el primer año y de 350% el segundo.

De boca en boca 

La fórmula era simple: enseñar con diversión. La recomendación, si te interesa emprender en este mercado, es que estés siempre atento a las necesidades de tu target, que asumas que los niños son tus clientes (aunque sean los padres quienes paguen por el servicio) y que nunca prometas más de lo que puedes dar. "Con esta filosofía conseguimos que 40% de nuestros clientes lleguen por recomendación de otro niño", afirma Saint Martin, director de Administración y Finanzas de la empresa.

Y no sólo eso. Si se trata de formar un equipo de trabajo fuerte, MicrobotiX es un gran ejemplo. Uno de los momentos clave para el desarrollo de la firma fue cuando los cuatro socios originales se sentaron a platicar sobre sus intereses. El objetivo estaba puesto sobre la mesa: debían convertirse en un equipo directivo que, además de tener intereses comunes, se complementara en habilidades y talento.

¿El resultado? Uno de los socios salió del negocio y otro más tomó la determinación de permanecer sólo como accionista. "Sigue con nosotros, pero dejó de participar en la operación", explica Saint Martin. "El primer consejo es que busques gente que empate con tus metas y si eso no pasa, lo mejor es dejarlos ir".

Y aunque en su momento sus aportaciones resultaron muy valiosas, Correa, que se desempeña como director comercial de MicrobotiX, dice convencido que "fue la decisión correcta". Actualmente, a base de trabajo en equipo y una clara definición de funciones, su empresa ofrece un servicio único de enseñanza en robótica para niños.

La compañía opera bajo un concepto empresarial formado por tres líneas de negocio: clases en escuelas privadas, talleres extraescolares en centros educativos propios y la venta de robots. "No hay nada mejor que aprender de los errores para hacer bien las cosas".

Fuente: entrepreneur.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario