jueves, 9 de septiembre de 2010

Test para ser empresario


¿Tienen ganas de empezar su propio negocio?
Si la respuesta a esta pregunta es positiva, los posibilidades solo pueden ser 2. Que se animen a empezar su negocio, o que no se animen nunca.
Todos los días escuchamos de algún amigo o conocido que se decidió a lanzar su propia empresa. Todo el mundo lo hace. Pero, ¿nosotros tenemos que hacerlo? Esa es la pregunta que quiso responder Daniel Isemberg, un profesor de gestión empresarial en Babson College. Según Isemberg, es posible detectar ese nivel adecuado de “valentía” que tienen los empresarios potenciales gracias a un test que ha desarrollado y que puede ser completado en 2 minutos. Lo único que tienen que hacer es responder sí o no. Pero sean honestos con ustedes, no hay peores mentiras que las que nosotros nos contamos. Vean el test a continuación.
1. No me gusta que personas menos capaces que yo me digan qué hacer.
2. Me gusta ponerme a prueba.
3. Me gusta ganar.
4. Me gusta ser mi propio jefe.
5. Siempre busco por nuevas y mejores formas de hacer las cosas.
6. Me gusta cuestionar las ideas que se dan por hecho.
7. Me gusta reunir a las personas para cumplir con objetivos.
8. Las personas se entusiasman con mis ideas.
9. Pocas veces me siento satisfecho o complacido.
10. No puedo quedarme quieto.
11. Usualmente encuentro la salida para situaciones complicadas,
12. Prefiero fracasar en mi propia iniciativa que triunfar en la de otra persona.
13. Siempre que hay un problema, estoy dispuestos a enfrentarlo.
14. Estoy convencido que un “perro viejo” siempre puede aprender -incluso inventar- nuevos trucos.
15. Miembros de mi familia tienen sus propios negocios.
16. Tengo amigos que tienen sus propios negocios.
17. Trabajé después de la escuela y durante las vacaciones en mi adolescencia.
18. Siento emoción cuando llego a concretar una venta.
19. Me entusiasme obtener resultados.
20. Hubiera podido escribir un mejor test que el de Isemberg (y esto es lo que hubiera cambiado…)
Según Isemberg, si respondieron SÍ a 17 o más preguntas, es momento de que empiecen su propio negocio. Miren su último cheque. Si la compañía que lo emitió no les pertenece… es momento de hacer nuevas preguntas y plantearse nuevas metas.
En el test no se ha considerado el factor “Me gusta tomar riesgos”. Esto es porque las personas no deciden ser empresarios porque optan por un estilo de vida más riesgoso. Lo que sucede es que se hace un balance entre dos tipos de riesgo: el riesgo de mantenerte en un trabajo estable -pero aburrido, mal pagado- frente al riesgo de iniciar una empresa -que puede fracasar, sentir verguenza o pérdida de inversión-. Las personas que tienen el espíritu empresarial creen en que sus habilidades y valores reducirán el riesgo empresarial. Finalmente, el riesgo se hace por una evaluación personal: lo que es riesgoso para mí, no tiene que serlo para ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario