martes, 28 de septiembre de 2010

Sonría: ser feliz en el trabajo sale a cuenta

Empleados más felices tienen un 180% más de energía que sus compañeros menos satisfechos; están un 150% más felices con su trabajo; un 150% más felices con la vida; un 108% más comprometidos y un 50% más motivados.

Por: Vicki Salemi





Para Jackie Donovan, directora de Marketing y merchandising en Fairway Market, ir a trabajar cada mañana es una alegría, a pesar de las largas jornadas laborales.

Donovan tiene bajo su mando a 30 empleados y se encarga de responder hábilmente hasta 600 correos electrónicos al día. Aunque nunca había trabajado tanto en un puesto "con un horario atípico", lo cierto es que nunca había sido más feliz. Y además, ha observado que esta felicidad se transmite a su equipo y redunda en su productividad y su estado de ánimo.

Según afirma: "Hay una correlación innegable entre la felicidad y la productividad del equipo".

Jessica Pryce-Jones, autora de Happiness at Work (La felicidad en el trabajo) y consejera delegada de iOpener, afirma que Donovan no es la única que piensa así.

"La felicidad en el trabajo está estrechamente relacionada con un mayor rendimiento y productividad, así como con la mayor energía, mejores comentarios sobre el trabajo, ascensos más rápidos, mayores ingresos, mejor salud y mayor satisfacción con nuestra vida. Por tanto, es bueno para las empresas y para los individuos".

Trabajador contento, trabajador productivo

La investigación que ha realizado Pryce-Jones con su equipo de iOpener demuestra que el viejo dicho de que "un trabajador contento es un trabajador productivo" es cierto.

Después de elaborar los cuestionarios, dirigir sesiones de grupo y recopilar resultados de 3000 participantes en 79 países, sus hallazgos han demostrado que la felicidad tiene una clara ventaja con respecto a la infelicidad. "¿Cómo saber que las personas que están felices en su trabajo lo tienen todo?

Los empleados más felices tienen un 180% más de energía que sus compañeros menos satisfechos; están un 150% más felices con su trabajo; un 150% más felices con la vida; un 108% más comprometidos y un 50% más motivados. Lo más sorprendente: son un 50% más productivos, también."

Los trabajadores menos felices dicen que pasan un 40% del tiempo de la semana haciendo lo que tendrían que estar haciendo; los más contentos hablan de un 80% de su tiempo en las tareas relacionadas con su trabajo. "Esto significa que solo dedican dos días de la semana al trabajo real, mientras que sus compañeros más felices dedican cuatro."

A más felicidad... menos bajas y más ingresos

Sus resultados también demostraban que los empleados más felices cogían un 66% menos de bajas que los menos felices.

En lo que se refiere al sueldo y a los ascensos, la doctora Sonya Lyubomirsky, catedrática de psicología de la Universidad de California ha estudiado la felicidad y sus recompensas y ha mostrado los resultados positivos de estar más feliz en la oficina.

Según su sitio web de la facultad, entre las ventajas de la felicidad se cuentan unos ingresos más elevados y mejores resultados en el trabajo (es decir, mayor productividad y mayor calidad del trabajo).

Pryce-Jones añade: "Las personas que están en los puestos más altos de las empresas están considerablemente más satisfechas (cerca de un 20%) en todos nuestros indicadores clave, que son factores como la consecución de los objetivos, la resiliencia, la motivación o la confianza".

Por otra parte, si somos infelices seremos "menos creativos, menos capaces de resolver problemas y tendremos más posibilidades de contagiar nuestra infelicidad a los compañeros".

Contagio emocional

Gretchen Rubin, la autora del superventas del New York Times, The Happiness Project (El proyecto Felicidad) se refiere a esto como "contagio emocional", por el que las personas pueden contagiarse del estado de ánimo feliz, triste o enojado de los demás. 

Un empleado feliz mejora el estado de ánimo de sus compañeros, así que la frase "es bueno tener gente feliz en los equipos" es muy acertada. Esto es "especialmente importante cuando la persona tiene que tratar con clientes, pacientes o un equipo de trabajo". Un trabajador contento es un trabajador productivo.

bviamente, no todo el mundo puede trabajar limitado por un horario de 9 a 5 y, en casos así, un poco de flexibilidad puede hacer maravillas. Para Julie Rocco y Julie Levine, empleadas de Ford, la posibilidad de organizar sus horarios de manera flexible ha contribuido a su cociente de felicidad. Como directivas responsables del Ford Explorer, "las Julies" trabajan desde casa dos días a la semana cada una, y acuden a la oficina los miércoles. 

Horarios flexibles

Rocco, madre de un niño de tres años, afirma: "La posibilidad de organizar y compartir el horario de trabajo me permite ejercer de directora de programa el 100% de los días que trabajo y de mamá el 100% los días que me quedo en casa". "En mi opinión, las personas felices y satisfechas son mucho más eficientes y productivas. Pueden centrarse en su trabajo y hacerlo sin las distracciones de la culpa o el arrepentimiento".

Esta productividad es una gran ayuda para Ford, señala la autora Pryce-Jones. "Los empleados más felices están centrados en su trabajo un 80% del tiempo que pasan en él; los menos felices, solo un 40% de su tiempo. Esto supone una diferencia de más de dos días por semana y por persona. Está claro que no es deseable tener trabajadores infelices en el equipo."

El sueldo no compra la felicidad

Dejando aparte la posibilidad de repartir el tiempo de trabajo, un estudio de la Universidad de Chicago en 2007 reveló que los trabajos que más felicidad nos aportan no son siempre los mejor pagados.

Sandra Naiman, autora de The High Achiever's Secret Codebook: The Unwritten Rules for Success at Work (El libro secreto de los triunfadores: normas no escritas para tener éxito en el trabajo) señala que muchas de estas profesiones que dan la felicidad, incluidos trabajos como profesores de educación especial o actores, implican una interacción con otros y que la mayoría proporciona un servicio.

Por ejemplo, para Elizabeth Kemp, presidenta del departamento de interpretación de la Actors Studio Drama School de la Pace University, la clave de la felicidad en el trabajo es la creatividad. "Uno no se hace artista por la fama o la fortuna, sino por el amor y la pasión. Personalmente, estoy siempre en el trabajo, mientras enseño, asesoro o dirijo."

Vijaya Selvaraju, presentadora y blogger de ProjectExplorer.org, afirma que su entorno de trabajo, basado en la colaboración, contribuye a su felicidad. "Trabajar en un entorno de colaboración me permite compartir mis ideas abiertamente, sin sentirme juzgada, y tener la oportunidad de ver en qué forma mis aportaciones contribuyen a dar formar a la serie. Cada mañana me levanto ilusionada con el trabajo y cada noche me acuesto emocionada por levantarme y empezar de nuevo."

En última instancia, este sentido de felicidad aumenta nuestro magnetismo y el reconocimiento que recibimos por nuestro trabajo. Pryce-Jones señala: "¿Quién quiere trabajar con un pesimista? Todo el mundo se siente atraído naturalmente por la energía y esto se debe a que es una especie de baliza secreta. Las personas más felices en su trabajo tienen un 180% más de energía que sus compañeros menos satisfechos". Lo cual, desde luego, se traduce en una mayor productividad.

Fuente: Forbes.com

2 comentarios:

  1. Vaya... siendo felices somos mas productivos, habrá que aprovechar tambien esto en otros sitios... ¿Pero es posible ser feliz a lo que odias hacer?

    ResponderEliminar
  2. Ser feliz, las cosas están cambiando y más rapido de lo que piensas, a veces las cosas que no nos gustan son nuestra responsabilidad y consecuencia de nuestros actos y decisiones, la elección de nuestra carrera profesional, oficio etc.
    cuando asuminos nuestra responsabilidad somos libres, pero la libertad nos la da la posibilidad de elegir, si no puedes elegir no eres libre y del amor al odio hay un paso

    te recomiendo el libro fluir

    eMn

    ResponderEliminar