domingo, 19 de septiembre de 2010

¿Mucho trabajo? Toma tu hora de comida


Muchos empleados siguen llegando todos los días a sus trabajos con el temor de ser despedidos y dispuestos a hacer su mayor esfuerzo para no formar parte de la tasa de desempleo, trabajando hasta 10 o 12 horas al día y, en ocasiones, sin tomar tiempo suficiente para disfrutar de la hora de la comida.

Este momento a la mitad del día es un descanso que todos los trabajadores merecen, pero con tantos despidos, muchos empleados han tenido que heredar las responsabilidades de los compañeros que ya no están con ellos. Incluso los jefes se han visto obligados a reducir sus horarios de comida, o comer mientras trabajan, para aprovechar al máximo las horas laborales.

Pero es bien sabido que una hora de esparcimiento para alejar la mente de los asuntos laborales hace mucho bien; puede ser comiendo con calma, tomando un paseo o tomando media hora a la mitad del día para correr un poco en el gimnasio. Cuando los empleados regresan a trabajar después de hacer estas pausas, su desempeño es mucho mejor, sobre todo si se hace con frecuencia.

Sin duda es difícil sugerir esto a un jefe, pues se corre el riesgo de parecer estar proponiendo una actividad de holgazanería. Es muy triste creer que tomarte media hora fuera de tu escritorio te hace ver como un holgazán, pero así es el mundo después de la recesión.

Tomarse un descanso a la mitad del día para regresar fresco y con energía nueva puede hacer maravillas para la moral y la productividad. Este verano, una compañía llamada The Energy Project lanzó un evento semanal en parques privados para hacer que la gente salga de su oficina por un rato al medio día, cada miércoles, para comer y hablar de temas ajenos al trabajo.

Las primeras reuniones fueron tan populares que la idea se esparció a más de 50 ciudades, como Nueva York, Pittsburg, Nashville, Atlanta, Dayton, Minneapolis, Miami, San Francisco y Honolulu, e incluso a otros países, en ciudades como Bombay, India y Colonia, Alemania.

¿Cómo puedes convencer a tu jefe de que esto es positivo para todos? Quizás puedas decirle que el proyecto "Recupera tu comida" es obra del fundador de The Energy Project, Tony Schwartz, quien ha asesorado la productividad de la fuerza de trabajo con decenas de empresas exitosas como Google, Sony, Ford, Ernst & Young, Gillette y Cleveland Clinics. También es autor del nuevo libro La forma en la que trabajamos no es la mejor: las cuatro necesidades olvidadas que energizan un buen desempeño, de la editorial Free Press.

Una de las necesidades olvidadas es la de los descansos ocasionales. Parece obvio, pero en nuestra cultura saturada por la tecnología, donde nuestras computadoras están encendidas todo el día, la gente (como muchos jefes, quizás) no reconocen tan fácilmente lo obvio.

"Somos mucho más complejos que una máquina y tenemos más partes movibles, y aún así, la mayoría de nosotros muestra más interés en darle buen mantenimiento al auto que a nosotros mismos", dijo Schwartz. "Cuando aumenta la demanda en nuestra vida, solemos esforzarnos más, en vez de tomar tiempo para recargar nuestra energía con mayor frecuencia".

El problema con esforzarse más y permitirnos tener menos tiempo para descansar es que "llega un punto en el que nos volvemos menos eficientes. La medida real de productividad consiste en el valor que generamos, no en el número de horas que dedicamos a cierta tarea".

Como las compañías son, o dicen ser, generadoras de valor, Schwartz y sus colegas en The Energy Project han investigado profundamente cómo lograr generar valor de forma sustentable. "Descubrimos que la administración de energía es mejor que la administración del tiempo, porque el tiempo es finito, pero la energía es renovable", dijo. "Si mejoras la administración de tu energía, puedes hacer mucho más en mucho menos tiempo".

Para descubrir qué tan bien estás administrando tu energía, y recibir sugerencias personalizadas para mejorar tu desempeño, The Energy Project ofrece un cuestionario de 20 preguntas. La compañía de Schwartz ha aplicado el cuestionario a miles de empleados en los últimos diez años y los resultados suelen ser "deprimentes pero reveladores". El resultado promedio ha sido de 14, es decir, de 20 comportamientos y actividades que la gente realiza regularmente, 14 agotan la energía. Quizás deberías aplicar el cuestionario a tu jefe y colegas, y al menos podrías dar pie a una productiva discusión a partir de ahí.

"Queremos que la gente se motive para hacer lo que, instintivamente, sabe que le conviene", dice Schwartz. "En muchas compañías se ha obviado el hecho de que el trabajo está fuera de control, así que nuestro propósito es que los empleados inicien esa conversación".

Quizás los mismos empleados puedan comenzar tomándose más tiempo para comer los miércoles, o (imaginen esto) más de un día a la semana. Si el clima lo permite, incluso pueden comenzar a tomar un breve paseo después de la comida para regresar con energía nueva a terminar las labores de la tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario