viernes, 17 de septiembre de 2010

Las competencias profesionales, a examen

El "feedback" es un método de evaluación del desarrollo que valora las competencias profesionales de determinados miembros de la plantilla para después emprender acciones de mejora personal. Conozca cómo aplicarlo y el posterior seguimiento que requiere para lograr la eficacia deseada.

Mediante la evaluación del desarrollo profesional o "feedback", personas colaboradoras o clientes, mandos superiores y personal de la misma categoría valoran a una persona candidata a un puesto de trabajo o a un empleado o empleada de la empresa.

Gracias a este proceso colectivo de evaluación, todavía poco utilizado en España, se identifican los perfiles profesionales más interesantes y las potencialidades de cada profesional o aspirante, se fomenta el trabajo en equipo y se impulsa la mejora de las y los componentes de la plantilla.

En muchas compañías, esta evaluación es solicitada voluntariamente por cada trabajador o trabajadora. En otras es la empresa quien determina las personas o perfiles profesionales que se van a examinar.

Una vez determinado el grupo que recibirá la evaluación, será cada persona implicada la que elija qué colegas, clientes o cargos superiores analizarán su perfil por medio de los cuestionarios.

Existen cuatro tipos diferentes de "feedback": el "feedback 180 grados", en el que únicamente las personas colaboradoras se encargan de hacer la evaluación; el "feedback 270 grados", donde son las y los compañeros de la persona valorada, además de las personas colaboradoras, los que se encargan de hacer el análisis; mediante el "feedback 360 grados", por su parte, se incluye al personal directivo dentro del grupo evaluador y mediante el "feedback 410 grados" también a la clientela y las empresas proveedoras.

En ese punto, es importante determinar con exactitud las competencias que se van a evaluar. El departamento de recursos humanos o, en su defecto, una empresa consultora subcontratada determinará las preguntas del informe que contestarán las y los evaluadores.

Éstos rellenarán los tests acerca de cada profesional, valorando las cuestiones con una puntuación que oscilará del uno al cinco.

La persona que recoge los cuestionarios para procesar las opiniones será la consultora o una persona del departamento de recursos humanos. Es importante elegir con detenimiento las personas evaluadoras, para garantizar así la madurez del análisis y la validez del examen.

Los resultados de la evaluación del trabajador o trabajadora suelen enviarse al cargo superior de la persona valorada o a su "entrenador" profesional. En ese momento, se estudian las respuestas y se analiza el perfil profesional reflejado en el cuestionario en relación con el papel que esa persona debe desempeñar en la empresa.

Sin embargo, este método exige la dedicación seria de las y los miembros de la plantilla implicados. Además, es costoso económicamente y prolongado en el tiempo, ya que es aconsejable que se repita pasado un tiempo para ver la mejoría de las personas examinadas; por eso exige en todo momento el apoyo del personal directivo.

Asimismo, es importante guardar la confidencialidad de las opiniones emitidas y transmitir la evaluación conjunta -y no separada- de todos los examinadores y examinadoras. Para ello es imprescindible que los cuestionarios se guarden en un lugar seguro, para que la persona evaluada no llegue a conocer ninguna opinión individual.

Consultoras y departamentos de recursos humanos divergen en si estos análisis requieren o no una compensación económica, como método para captar la buena disposición de las personas evaluadas.

Por otra parte, esta evaluación no termina en sí misma, sino que exige que, una vez concluida, se inicien acciones formativas dependiendo de cómo hayan sido los resultados del análisis de desarrollo, sobre todo en aquellos puntos en los que la persona necesita mejorar.

El "feedback" supone analizar desde fuera las competencias profesionales, lo que puede llegar a herir la autoestima de muchas personas. Sin embargo, este proceso de evaluación mejora la comunicación entre jefes y empleados y su satisfacción, además de provocar la puesta en marcha de acciones destinadas a la mejora de cada profesional.

Fuente: navactiva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario