lunes, 20 de septiembre de 2010

La verdad sobre la Innovación


¿Cómo es que realmente un emprendedor crear una empresa innovadora?

Me pregunte esto desde siempre, en mi preocupación por saber cómo crear nuevas ideas, productos y servicios. Y es que existen dos opciones simples al momento de hacer cualquier cosa. La primera es buscar como se ha hecho antes y repetirlo, con algunas mejoras según sea la necesidad; y la segunda es tener que enfrentar algo que no se ha hecho nunca, para lo cual necesitamos usar todo nuestro conocimiento, experiencia y sabiduría.

Entonces surge una pregunta interesante, ¿De dónde vienen las ideas para solucionar problemas nunca antes enfrentados?... básicamente ¿De dónde vienen las nuevas ideas? Y es que estas preguntas siempre están en la mente de aquellas personas que visitan los laboratorios, los espacios de trabajos de los artistas, un estudio de diseño o el de un inventor. Es el secreto que muchos esperan encontrar (la magia que sucede cuando nuevas cosas nacen). Se quiere que la creatividad se comporte como abrir una botella de refresco.

Pero es que en la cruda realidad aun no existen respuestas satisfactorias para pregunta simples como: ¿De dónde provienen las canciones?¿Existe una variedad infinita de posibles tipos de quesos?¿Como hizo Shakespeare para inventar tanto, mientras nosotros nos limitamos a simplemente disfrutarlo?.

Uno de los grandes mitos es la historia de Isaac Newton y su “descubrimiento” de la gravedad. Tal como se ha contado, Newton estaba sentado bajo un árbol, y una manzana cayó sobre su cabeza, y la idea de la gravedad nació. Es entretenido más que cierto, convertir el misterio de las ideas en algo inocente, obvio y reconfortante. Todo lo contrario del trabajo duro, riesgo personal y sacrificio. El catalizador de la historia no es la persona: es la malvada, anónima, manzana suicida.

Aun se discute si Newton simplemente observo el caer de una manzana. Ciertamente él nunca fue golpeado por una. Aun si este evento hubiera tenido lugar, el contar la historia descuenta los 20 años de trabajo de Newton para explicar la gravedad, es decir la hazaña que logro la atención mundial.

Lo que realmente sucede es que Newton no descubrió la gravedad, tal como Colon no descubrió América: Las pirámides egipcias y el coliseo romano son pruebas de ello. El simplemente describió, usando la matemática, como trabaja la gravedad; mientras que su contribución ciertamente es importante, no es lo mismo que haberla descubierto.

El mito de la manzana de Newton es una historia de una Epifanía o una “repentina manifestación de la esencia del significado de alguna cosa”. La palabra tiene un origen religioso, y su primer uso significa que toda intuición proviene de un poder divino. Como una regla, las personas creen que si es creativo, es divino; pero si es derivado entonces es humano.

Hoy en día usamos la palabra Epifanía sin entender todo el concepto heredado de la misma. Al mismo tiempo que nos sirve para poner fuera de nuestro alcance el porqué encontramos ideas, como si fueran lo fantasmas o espíritus, fuera de nuestro control. Esta forma de pensar ayuda mucho cuanto queremos quitarnos la responsabilidad de tener una hoja en blanco donde debería haber una carta de amor, un plan de negocios o una novela.

Tim Berners Lee, quien “invento” la web explica:“Los periodistas siempre me preguntan cuál fue la idea crucial o el evento singular que permitió a la WEB existir un día cuando no existía antes. Ellos se frustran cuando yo les digo que no hubo un momento “Eureka”. No fue como la legendaria manzana cayendo en la cabeza de Newton para demostrar el concepto de la gravedad… fue un proceso de acreción (un crecimiento por adición gradual)”.

Cuanto los fundadores de eBay empezaron, ellos buscaron la atención de la prensa. Su verdadera historia, sobre los fundadores deseando crear una economía de mercado perfecta donde las personas puedes intercambiar libremente con otras personas, era muy académica para interesar a los periodistas. Fue solo cuando los fundadores de eBay inventaron una historia cursi y amorosa acerca como el fundador de eBay creo la compañía para que su prometida pudiera intercambiar dispensadores de caramelos, que lograron la cobertura que necesitaban de la prensa. La verdadera historia de la economía de mercada no fue tan agradable como una historia de una inspiración cuasi divina entre enamorados.

Es por ello que los mitos son más satisfactorios que la verdad, lo cual explica su duración en el tiempo y la resistencia a los hechos: queremos creer que son verdaderos. De esta forma los mitos se usan como promoción más que para lograr educación.

Las Ideas nunca vienen solas

El teclado de la computadora, involucra docenas de inventos e ideas. Está involucrada la máquina de escribir, electricidad, plásticos, lenguaje escrito, sistemas operativos, circuitos, conexiones USB, e información binaria. Si eliminas uno de ellos, el teclado (o incluso este escrito) podría haber desaparecido. Así, el teclado, al igual que todas las innovaciones, es una combinación de cosas que existieron antes. Cualquier aparente gran idea puede ser dividida en una infinita serie de más pequeñas, previamente conocidas ideas. Es divertido romantizar las grandes ideas, pero es de muchas pequeñas ideas que se juntan que generan estas grandes ideas a existir.

Aun así, podemos ver que los mitos son tan fuertes que es una sorpresa para muchos aprender que teniendo una gran idea no es suficiente para alcanzar el éxito. El mito de la Epifanía nos tienta a creer que el momento mágico es el gran catalizador; sin embargo toda la evidencia apunta a que es un rol más de apoyo.

La mejor forma para pensar acerca de una Epifanía es imaginar trabajar en un rompecabezas. Cuando pones la última pieza del rompecabezas, ¿Hay algo especial en la última pieza o en lo que llevas puesto en el momento que colocas esta última pieza? Lo único por lo cual esta última pieza es importante es porque todas las demás piezas han sido puestas previamente.

El momento mágico en el momento de una idea, proviene por dos razones: La primera es por la recompensa de muchas horas (o años) de trabajo invertido. La segunda, es que el trabajo de innovación no es predecible como si lo es un rompecabezas, por eso no hay forma de saber cuándo el momento de la idea vendrá: es una sorpresa.

Gordon Gould, el inventor primario de el laser, nos cuenta acerca de su momento de Epifanía: “En el medio de una noche de sábado… todas las cosas… repentinamente aparecieron en mi cabeza y pude ver cómo construir el laser… pero este flash de ideas requirieron 20 años de trabajo que he hecho en física y óptica para poner todas las piezas de aquella innovación en su lugar.

Así, cualquier innovación o idea mayor puede ser vista de esta forma. Es simplemente la pieza final de un rompecabezas complejo que es colocada en su lugar.

Después de todo esto que mas puedo decir… a innovar!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario