jueves, 9 de septiembre de 2010

Innovación: de la estrategia a la persona. Una forma de entender la empresa

Hoy en día, aquellas organizaciones que han fortalecido su capacidad innovadora están en mejores condiciones para competir y mantener resultados de forma sostenida que el resto. Una vez más, la innovación se muestra como clave para la supervivencia.

Hoy en día podemos afirmar que las economías que generan conocimiento y lo transforman en nuevos productos y servicios con éxito en el mercado son las más fuertes. Por ello, por parte de las empresas actuales deben dedicarse esfuerzos orientados a la organización, de tal manera que ésta cree y genere el Conocimiento que permita afrontar retos futuros.

En nuestra economía, caracterizada por aspectos tales como la globalización, impulso de las tecnologías de la información e instauración del conocimiento y las personas como factores de la competitividad de la economía actual parece obvio y necesario uncambio en los modelos de gestión empresariales. Actualmente la globalización, aún es percibida por muchas empresas como origen de amenazas ya que ha supuesto la apertura de mercados e intensificación de la competencia pero bien entendida ha de ser fuente de oportunidades de negocio.

En este contexto, la innovación ha de erigirse como factor clave de la estrategia competitiva y aportar a las organizaciones la capacidad de introducir en el mercado productos de mayor valor añadido, factor más relevante si cabe en organizaciones de tamaño reducido las cuales no pueden basar su éxito en estrategias de costes basadas en la productividad del trabajo sino en la productividad del factor humano. Por ello hemos de situar a las personas en el eje de las nuevas organizaciones y contar con su capacidad de aprendizaje continuo. Hemos de gestionar el conocimiento de la organización y su capacidad de generación incorporando las tecnologías de la información y comunicación como elementos de apoyo a la gestión.

Por todo ello, las empresas necesitan nuevas formas de gestionar sus procesos, introduciendo herramientas avanzadas las cuales permitan competir en el mercado global además de integrar el desarrollo personal y empresarial potenciando las capacidades de las personas creando en resumen, una estructura excelente de personas.

En este sentido es fundamental la formación a directivos y equipos de proyectos innovadores, con el objetivo de desarrollar las capacidades de gestión y liderazgo que impulsen la cultura de la innovación pero también ha de dirigirse a cada uno de los miembros de la organización los cuales han de vivir esa cultura que exigirá de ellos el desarrollo de su conocimiento, y su posterior puesta a disposición de la organización. En una economía global, ya no basta con innovar, hemos de redefinir nuestra estrategia en base a la Innovación y comenzar a gestionarla adaptando nuestros procesos, estructuras y capacidades de nuestras personas a las nuevas realidades. Solo así obtendremos resultados sostenidos en el tiempo que permitirá competir en la economía global actual.

Fuente: www.navactiva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario