jueves, 16 de septiembre de 2010

Diseñar nuestro almacén: cuantificar o no cuantificar, esa es la cuestión

Por: Fabián Cabrera

El diseño del almacén es clave en el mundo de la logística. Para que nuestra organización sea eficaz debemos tener en cuenta una serie de elementos. Conózcalos.

Fueron muchos los clientes a los que he visitado a lo largo de los años y que necesitaban darle forma a su nuevo almacén. Algunos de ellos, con el total desconocimiento de por dónde empezar y otros para verificar si lo que tenían pensado era lo correcto.

Pero, en todas esas posibilidades existía un común denominador y era que si bien sabían mucho de su negocio, no todos conocían lo que tenían, cómo lo tenían y lo que querían alcanzar dentro de sus almacenes.

Siempre se comienza con las preguntas básicas como, la cantidad de referencias, tipo de unidad de transporte (palet, rolls, box, etc.), pesos y medidas del material, cantidad de material para almacenar y el porcentaje de crecimiento para los próximos cinco años, etc...

Y las respuestas de siempre:

"¿cuántas referencias?"

"Muchas, muchísimas, un montón, miles"

y así otras respuestas casi similares...

"¿tipo de unidad de transporte?"

"Ah, como me lo envía el proveedor"

"¿Peso y medidas del material? "

"Muy grandes y pesan muchísimo, así de grande" (dibujando siluetas en el aire), con un factor de error de más del 40%.

Y así con todo lo demás.

Muchas veces los clientes se enojaban por la cantidad de preguntas que se hacían, pero sin esas preguntas no se podía definir realmente la necesidad.

El tener un real conocimiento de todas las necesidades, nos va a permitir poder crear un "lay out" correcto, comprar el material que necesitamos y llevar el margen de error a su mínima expresión.

En logística hay dos puntos a tener en cuenta, el primero es que en logística nunca existe una sola solución, siempre existen varias, todo depende del tipo de nave, material a almacenar y de los medios dispongamos, así como también del presupuesto que manejemos. El segundo punto que debemos tener claro es que la logística es muy fácil de entender, pero no es tan fácil de aplicar, y por ello debemos ser asesorados por profesionales de la logística con experiencia.

Es importante ser capaces de cuantificar lo que tenemos para poder estudiar diferentes alternativas, por ejemplo, hay sistemas de almacenaje que funcionan muy bien para ciertos tipos de trabajos y muy mal para otros, como un "sistema Drive In", que va muy bien para materiales con mucha cantidad de palets de una mismas referencia, pero funciona terriblemente mal si necesitamos hacer picking de ese material. También es preciso conocer el peso de los materiales que queremos almacenar ya que eso nos dirá qué seguridad necesitan las estanterías, para que si no las tenemos, compremos las que sean capaces de soportar el peso. Debemos ser extremadamente cuidadosos en este punto con el fin de evitar accidentes que puedan llegar a costar la vida a las personas.

Debemos conocer el pasillo de trabajo de las carretillas, su espacio, de manera que nos aseguremos que esa máquina va a poder trabajar dentro del pasillo definido, ya que no será ni la primera vez ni la última que una carretilla no gira dentro del pasillo del almacén.

Otro punto que resulta determinante es la cantidad de referencias o artículos, porque no es lo mismo diseñar una almacén para 100 referencias que para otro de 5000. Además, debemos conocer la cantidad y líneas por pedido. Esto, nos ayudará a definir nuestra estrategia de "picking" y por ende reducir el "led time" y mejorar nuestra calidad de servicio.

Y así, para todas las variables que existen para definir un almacén.

Por eso pienso, digo y aseguro que ¡cuantificar!, ¡sí es la cuestión!

Fuente: www.navactiva.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario