Cargando...

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Coworking: una nueva forma de compartir en tiempos de crisis

Todo el mundo habla de ella y se exprime el cerebro para optimizar sus recursos. El "coworking" (o cotrabajo) es una innovadora manera de trabajar que permite compartir oficina con otros profesionales que no pertenecen a la misma empresa ni sector. Al compartir el mismo espacio los gastos de nuestras facturas bajan notablemente y podemos sortear los temidos números rojos.

Electricidad, gas, combustible… Muchos son los factores que hay que tener en consideración a la hora de hacer cuentas cada mes. Eso sin contar con el alquiler del local, que en la mayoría de los casos no resulta rentable por las reducidas dimensiones de nuestro negocio.

Al igual que muchas personas se deciden a compartir piso, cada vez son más los empresarios que optan por la fórmula del "coworking" como una manera de compartir gastos y establecer sinergias con otras PYMES.

El movimiento, muy popular en Estados Unidos, va ganando cada vez más adeptos en Europa por sus innumerables ventajas. Con una pequeña estructura es posible establecer colaboraciones, traspasar contactos y clientes, intercambiar experiencias y consejos con el resto de empresarios del mismo espacio.

Y lo más importante, se logra un entorno laboral que cuenta con infraestructuras más profesionales que los recursos caseros del teletrabajador tradicional, ya que la mayoría de los espacios de cotrabajo disponen de salas de reunión, material audiovisual, fotocopiadoras y otros recursos de oficina que no suele haber en el hogar.

Cómo se cotrabaja

La fórmula es bien sencilla: un espacio comunitario y multidisciplinar donde personas de diferentes ámbitos desempeñan individualmente su actividad laboral. Para muchos cotrabajadores, es la combinación ideal entre una oficina y el ambiente que se respira en una cafetería.

En España son varios los proyectos de esta naturaleza que ya funcionan en diferentes puntos de la geografía nacional. Fue en Madrid donde se ubicó el primer espacio de "coworking made in Spain”, Garage30, que nació en 2003 de la mano de Raúl Andrés.

Los motivos que llevaron a este joven a buscar colaboradores y compañeros fueron tanto la necesidad de aminorar gastos como el poder combatir la soledad profesional y compartir esfuerzos. Hoy, este proyecto ha avanzado tanto que cuenta con una red de espacios (“garajes”) en los que se mezclan emprendedores, teletrabajadores, empresas e, incluso, propietarios de locales vacíos.

Señas de identidad del cotrabajador

El perfil mayoritario que participa en este tipo de espacios es el de un profesional autónomo o un teletrabajador de empresas que, hasta iniciarse en el "coworking", trabajaba desde su domicilio. Huyendo del engorro de instalar el despacho en casa, muchos ven en el cotrabajo la solución más económica y sencilla para disponer de su propio espacio profesional.

En cuanto a su precio, las tarifas se adaptan a todo tipo de usuarios, aunque el gasto medio mensual ronda los 300 euros. Con el pago de este dinero al mes, se cubren todos los gastos de luz, alquiler, teléfono e Internet, aunque en algunos casos se contemplan otro tipo de modalidades.

Por ejemplo, en Garage30 se ofrecen desde bonos que dan derecho a usar las instalaciones durante diez días por 199 euros -perfectos para aquellos usuarios más nómadas que por su actividad deben viajar con asiduidad-, hasta planes para acceder a las instalaciones durante dos días a la semana, a media jornada, que cuestan en torno a 50 euros al mes.

En tiempos de crisis, compartir puede ser una buena vía para garantizar la buena marcha de nuestro negocio.

Fuente: Formapyme.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada