miércoles, 8 de septiembre de 2010

¿Cómo pueden ser tomados en serio los jóvenes empresarios?


La verdad es que no importa si pretenden convertirse en consultores de redes sociales, diseñadores de páginas web, vendedores de productos nutricionales o pintores. Muchos jóvenes tienen excelentes ideas de negocios y tienen la misma preocupación por ser tomados en serio. Después de todo, mucho adultos (sus potenciales clientes) ven con desconfianza a las nuevas generaciones: son irresponsables, flojos e indecisos, ¿no es cierto? Aunque podamos encontrar a muchos jóvenes “desmotivados”, lo mismo se aplica para el rango de los 16-50 años. Por el contrario, encontraremos a muchos jóvenes que no se conforman con las opiniones de la sociedad y están listos para tomar acción.
¿Qué necesitan los jóvenes para ser tomados en serio
1. Conocer su tema
Poco importa el rubro, la credibilidad lo es todo. Y si se trata de una verdad indiscutible para cualquier persona,  la carga es mucho más importante si son jóvenes. Hagan todas las investigaciones necesarias para conocer todo sobre el negocio que quieren empezar. Mientras más sepan, transmitirán mayor seguridad a quien los escucha. Y aunque creanya conocer su campo por todos lados, nunca dejen de aprender. Existe tanta información disponible sobre cualquier materia que siempre podrán encontrar una idea nueva para mejorar su negocio.
2. Tener un plan
Si sienten que alguien no los toma en serio, tal vez sea porque están improvisando su presentación y dan la impresión de querer “chuntarle”. Un gran requisito para ser exitoso -en cualquier área- es tener cada paso planeado. Ello no quiere decir que tienen que escribir un plan de negocios de 30 páginas. En muchos casos un plan de negocios de una cara es suficiente para empezar. El punto es que, cuando se toman el tiempo de planear, están mejor preparados, y eso se nota.
3. Tener una buena presentacia
Así su negocio suponga que van a reunirse frente a frente con sus clientes o que lo van a hacer por internet, es importante que dejen una buena impresión. No quiere decir que tienen que aparentar alguien que no son. En muchas ocasiones, por ejemplo, está bien llevar ropa casual para reunirse con sus clientes. Usar jeans rotos y una camisa sucia tal vez no sea una buena idea. Recuerden, es muy probable que tengan que vencer los prejuicios que tengan sus clientes. Por eso, asegúrense de que su apariencia y su forma de hablar reflejen la seriedad con la que piensan trabajar su negocio. Si se comunican por internet, no cometan errores ortográficos ni gramaticales, no usen abreviaciones ni jergas. Todos estos detalles serán notados por sus clientes, y si la impresión que dejan es buena, los tomarán en serio.
… Por último, pero no menos importante…
Sobre todas las cosas, nunca se rindan. Y no dejen que nadie les diga que no lo pueden hacer. Todo emprendedor exitoso tiene alguna historia sobre gente que no apoyo sus proyectos. Amigos, potenciales clientes, e incluso la familia, pueden tratar de desalentarlos, pero reconocerán cuando ustedes les demuestren que pueden hacerlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario