Cargando...

jueves, 16 de septiembre de 2010

10 consejos sobre cómo empezar una empresa


Empezar un negocio es algo muy serio. Es difícil hacerlo en tus ratos libres o por la tarde. Si de veras quieres empezar un negocio deja tu trabajo, reduce tus gastos y dedícate a ello a tiempo completo. Es la única manera de darle una oportunidad de éxito a tu idea.

En un proyecto lo más importante no es la idea sino el equipo que está detrás. Rodeate del mejor equipo del mundo y todo saldrá mejor. La mejor idea del mundo con un equipo mediocre no llega a ningún sitio, pero un equipo brillante puede hacer un gran negocio hasta de una idea mediocre.

Ten una discusión seria con tus socios sobre como repartir el capital y qué ocurre si alguno abandona el barco. Repartir el capital a medias y no tener un acuerdo de socios es una receta para conflictos y problemas más adelante.

Evita el reparto de capital a partes iguales, nadie aporta lo mismo que otros y al final es una fuente de problemas. Si tienes socios en el negocio tiene que estar bien claro que la empresa no es una comuna hippy. Alguien tiene que ser el jefe.

Nunca utilices el argumento “esto o aquello es justo” porque el concepto de justicia es subjetivo y dará muchos problemas de interpretación. Es mejor hablar de lo que es “razonable”

Calcula tus necesidades de financiación con muchos meses de antelación. Cualquier negociación dura más de lo previsto y tu fuerza negociadora es nula si estás a punto de quedarte sin dinero.

En los contratos legales importantes y ampliaciones de capital revisa tú mismo todos los cálculos y los números. Muchos abogados son abogados porque no les gustaban las matemáticas en el cole.

En el mundo ideal, una idea tiene poca inversión necesaria inicial, cash flows positivos desde el comienzo, activos reales, break even cercano y barreras de entrada reales.

No te preocupes de tener todo absolutamente atado y bien atado. Por muy brillante que una idea sea siempre hay alguien que puede venir con multiples “que pasa si...". Es imposible que una idea guste a todo el mundo. Hasta las mejores oportunidades vienen con riesgos y cosas que pueden salir mal. Intentar encontrar (como inversor o emprendedor) una idea “que no puede fallar” es la inútil búsqueda del grial. Hasta el mejor negocio tiene riesgos que pueden hacerlo “fallar”.

Muchas pequeñas empresas y emprendedores pierden el sueño pensando “cómo va a reaccionar el mamut que tengo por competidor a mi entrada en su negocio” pero la realidad es que muchas grandes empresas no pueden hacer lo que hace un emprendedor porque tienen un distinto “perfil de riesgo”. Como emprendedor tú puedes equivocarte, hacer errores, arriesgar tu marca... Tú puedes fallar, ellos no. Ellos tienen más miedo a arriesgar su marca y su prestigio. Tu puedes hacer el ridículo, ellos no. Esa es tu ventaja.

Fuente: Jose Encinar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada