martes, 10 de agosto de 2010

una radoigrafía del éxito de la locomotora GOOGLE

Google es tan famosa que hasta tiene la palabra "to google" en el diccionario. Los profesores del IESE, Sandra Sieber y Josep Valor, ofrecen un detallado análisis de la historia y perspectivas de uno de los emblemas de nuestra época...
Hacia 1995, los buscadores de Internet respondían a una "filosofía de directorio". En efecto, los encargados de ordenar y categorizar las páginas web eran personas de carne y hueso.
No obstante, la ingente cantidad de información online acabó por volver inviable la indexación manual.
Así, en diciembre de 1995, apareció el primer buscador basado en la exploración automática y exhaustiva de la web: Altavista.
Unos meses antes, Sergey Brin y Larry Page, dos estudiantes de la Universidad de Stanford, desarrollaron juntos un poderoso algoritmo para la búsqueda de información en grandes bases de datos.
La innovación de su motor de búsqueda radicaba en que ordenaba las páginas con contenidos similares según el número de enlaces que les apuntaban. Es decir, mientras más links tuviera una página, más arriba figuraba en la lista de resultados.
Durante 1998, Page y Brin rechazaron varias ofertas de compra de su tecnología. Finalmente, decidieron crear su propia empresa con dinero de amigos y familiares. En el verano de aquel año, el cofundador de Sun Microsystems, Andy Bechtolsheim, les firmó un cheque por 100.000 dólares a nombre de Google Inc.En el 2000, Google ya superaba en tráfico al buscador Altavista.
En 2002, AOL (America OnLine) lo eligió como motor de búsqueda por defecto para sus más de 34 millones de miembros.
En agosto de 2004, Google salió a la bolsa con un precio de 85 dólares por acción y obtuvo un capital total de 1.200 millones de dólares. Desde entonces, el valor de mercado de la compañía no ha dejado de crecer hasta superar la barrera psicológica de los 500 euros el 21 de noviembre de 2006.
Pero, ¿cuál es exactamente el negocio de Google?
A mediados de los '90, la principal fuente de ingresos de los buscadores provenía de la publicidad que insertaban en sus páginas de resultados. Así, el anunciante se aseguraba figurar al tope de la lista de resultados de las búsquedas.
Pero Google, en sus inicios, optó por un modelo de negocio diferente. En los comienzos, los ingresos de la empresa provenían fundamentalmente de la concesión de licencias para el uso de su tecnología de búsqueda a páginas de terceros.
Al poco tiempo, Brin y Page lanzaron AdWords, un programa de publicidad "autoservicio" que cualquier anunciante podía activar online con una tarjeta de crédito en cuestión de minutos.
El sistema era muy simple: el anunciante elegía qué palabras comprar y el importe máximo que estaba dispuesto a pagar por cada clic de una determinada palabra. Google sólo cobraba al anunciante cuando un navegante hacía clic en el anuncio.
En 2003, siguiendo la filosofía de AdWords, la compañía introdujo Adsense, un programa que permite a cualquier página web de terceros incorporar anuncios vendidos por Google.
Así, la empresa de estos ex estudiantes de Stanford se convirtió en un vendedor mayorista de publicidad, ofreciendo a cualquier website de terceros la incorporación inmediata de anuncios vendidos por Google. Por cada clic que un usuario haga sobre uno de los anuncios, el propietario gana dinero (y, desde luego, Google cobra una comisión).
Este marketing de búsqueda ha funcionado tan bien que se ha convertido en la principal fuente de ingresos de la compañía. En enero de 2007, el cobro de licencias por el uso de su tecnología ya representaba menos del uno por ciento de una facturación global que, en 2006, ascendía a unos 10.600 millones de dólares.
Las cinco claves del éxito de Google
1) Pensar al revésLa empresa está convencida de que los modelos de negocio aparecerán sobre la marcha y prioriza la tecnología por encima de los ingresos. Google ofrece a sus usuarios muchos servicios gratuitos con la esperanza de que, algún día, aparezca la forma de ganar dinero con ellos.
2) Actuar permanentemente en "beta"Todos los servicios de Google están en un permanente período de prueba. Así, la empresa se asegura un feed-back constante de sus usuarios sobre las formas de mejorarlos.
3) Innovación continua y ejecución veloz, en lugar de la perfección absoluta
4) Renuncia al marketing formal
5) Creación de reglas propias, como demostró con su salida a bolsa en una subasta en Internet.
Fomento de la creatividad
Google ha construido una cultura organizacional dirigida a fomentar al máximo la creatividad de sus trabajadores.
Una de sus célebres iniciativas ha sido la creación de la "regla del 20 por ciento", que permite a los ingenieros dedicar el 20 por ciento de su tiempo a trabajar en proyectos que crean valiosos.
Productos como Google News, Gmail o la red social Orkut son fruto de esta iniciativa.
Por otro lado, Google ha establecido un simple pero eficaz esquema para el desarrollo de nuevos proyectos: mantener equipos pequeños, de tres a cinco personas.
De esta forma, existe una multitud de proyectos simultáneos cuyos recursos deben priorizarse. Para lograrlo, la empresa utiliza la regla del 70/20/10: asigna el 70 por ciento de los recursos al negocio básico de la búsqueda, el 20 por ciento a los adyacentes y el 10 por ciento a proyectos lejanos.
No obstante, a pesar de sus esfuerzos por la innovación interna, Google reconoce que muchas veces las buenas ideas se gestan en el mercado.
Por ello ha desarrollado un buen olfato para adquirir pequeñas pero prometedoras empresas.
¿Hay Google para rato?
Aun con resultados económicos y bursátiles extraordinarios, algunos analistas auguran un futuro incierto para Google.
Por un lado, la intrusión de la empresa en sectores adyacentes a la búsqueda la han convertido en competidora directa de poderosas corporaciones como Yahoo!, Microsoft, AOL, Amazon, eBay e incluso operadoras como Comcast. Por otro lado, los negocios donde interviene Google presentan pocas (o ninguna) barreras de entrada.
Y no hay que olvidar que Google se enfrentará en un futuro no tan lejano a un difícil escollo: la aparición de "metadatos", en particular la adopción de estándares de clasificación XML, que harán que todo el contenido valioso de la web esté indexado desde el principio y restará valor a los buscadores.
Habrá que ver si Google es capaz de diversificar lo suficiente sus fuentes de ingresos antes de que esto ocurra.
Fuente: MATERIABIZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario