lunes, 30 de agosto de 2010

Supera tus errores

Has cometido un error y los remordimientos te persiguen. Normal. Es la reacción lógica. Pero no dejes que ese error perjudique tu trabajo.
He aquí unos consejos para superarlos.
Todos cometemos errores.
Esa frase hecha es lo primero que oirás cuando hayas cometido un gran error que te obsesiona. Y la frase no te ayuda mucho porque parece que has entrado en la cofradía de los penitentes. Si quieres superarlo lo primero que tienes que hacer es estudiar tu error, porque la mayor parte de las personas afronta su error olvidándolo. Te genera tanta angustia...
Pero así no llegarás a ningún sitio. Es posible que estés fraguando las condiciones para cometerlo otra vez. Y esta vez no te lo perdonarán. Por ello, tienes que tomarte un respiro y analizar el error desde afuera, como si fueras otra persona.
¿Qué te condujo a cometer ese error en tu trabajo?
A veces, detrás de los errores hay un comportamiento inconsciente. Analízalo y mira cómo puedes cambiar las condiciones que te indujeron a cometer ese error. Así estarás mejor preparado para afrontar los desafíos.
Afrontarlos
Es muy instructivo leer biografías donde se cuentan los errores cometidos por grandes personajes de la historia, desde científicos hasta políticos. En verdad, la esencia del aprendizaje humano no es el acierto: es el error. Hay que afrontar las consecuencias de los errores con esta filosofía.
Los errores producen obsesiones. Las obsesiones y los remordimientos son positivos en la medida en que nos indican que somos personas responsables que asumen su culpa. Pero, obsesiones, las justas. Si esa obsesión nos va a causar neurosis, lo mejor es hablar consigo mismo y ordenarse un ¡ya está bien!
Nunca autodestructivos
Muy importante es abandonar esas frases que nos envía nuestra voz interior y que consiste en insultarnos, machacarnos, y sentir vergüenza. Nada de eso. Hay que hacer lo contrario. Decirse frases positivas y recordar todas las cosas en las que somos muy buenos, y en las que hemos destacado. Potencias nuestras aptitudes.
Una de las mejores ayudas a los errores es el paso del tiempo. Al igual que las grandes tragedias en la vida, el tiempo hace que los errores parezcan menos agresivos.
Las risas ayudan
Y por supuesto, la mejor medicina es el humor. Ríete de tus errores comentándolos con tus amigos con humor. Te ayudarán a relativizarlos y pasarán a tu registro personal de una forma menos agresiva.
Hay psicólogos que recomiendan el uso de talismanes. Sí, de muñecos, fotografías, amuletos o piedras en las que tú confíes, o que te agraden. Ten siempre estos talismanes a mano.Y sobre todo, usa tu mente para combatir los virus y las heridas que causan los errores.
Porque cometerás muchos más.
Por: Carlos Salas
Fuente: El Rincón de Carlos Salas

No hay comentarios:

Publicar un comentario