jueves, 19 de agosto de 2010

Los negocios del verano también innovan para atraer más clientes

La crisis ha afectado a las academias, que ahora sólo incrementan sus cifras en verano y Navidad
Tradicionalmente, cuando llega el verano los comerciantes empiezan a cerrar sus tiendas y se van de vacaciones. Sin embargo, hay pequeños negocios que en esta época del año incrementan sus ventas y presentan innovadoras ofertas para ganarse al cliente. Como claros ejemplos de ello están las heladerías, los chiringuitos de playa, los campings, las academias, los festivales de música, los stands móviles y el sector hostelero, entre otros.
Pero, ¿esta tendencia sigue consolidada a pesar de la crisis? Pues parece que no en todos los casos. Por ejemplo, para las academias, en este caso Acadomia -dedicada a impartir clases a domicilio-, la crisis está afectando al crecimiento de la compañía, pero "estamos manteniendo nuestras cifras y se nota que en estas fechas los gastos educativos son prioritarios para las familias".
Aunque, continúa el portavoz de la empresa, ahora "los clientes ya no son tan previsores, sino que esperan hasta el último momento para contactar con nosotros, al contrario de lo que ocurría en años anteriores, cuando los padres apuntaban a sus hijos al inicio del curso académico para crear un hábito de estudio y técnicas de trabajo durante el año".
A pesar de ello, la época estival, junto con las vacaciones de Navidad, sigue siendo las épocas del año en las que las academias aumentan sus cifras de alumnos. En concreto, Romero nos cuenta que actualmente tienen más de 7.500 estudiantes por toda España.
Crisis e innovación
La recesión financiera no repercute tanto en el consumo de helados. No obstante, la portavoz de Frigo y brand manager de Magnum España, Raquel Valverde, explica que "la crisis afecta principalmente al turismo, pero hay otros factores que influyen en las ventas, como la innovación". En el caso de Frigo, "creen que el factor sorpresa es muy importante y que éste se impone a la crisis".
De este modo, los comercios estivales deben mejorar sus ofertas cada año e intentar llegar a todos los públicos, adaptando los productos no sólo al cliente sino a sus necesidades. "Es importante tener un abanico lo suficientemente amplio, por ello lanzamos productos asequibles para todo el mundo (helados de gama media y alta)".
La gente cree que ganar clientes es sencillo, pero tiene detrás un largo trabajo de marketing, publicidad... Por eso, los empresarios deben renovar sus ofertas cada año con el objetivo de captar la atención del cliente y asegurar su posición en el mercado.
Esta temporada estival, la marca Frigo ha apostado por Magnum Gold y el clásico pero renovado Cornetto Enigma, que según la responsable de Magnum España "están funcionando muy bien hasta el momento".
Por otro lado, una de las grandes apuestas de la compañía es incrementar el consumo de helado durante todo el año. Así, Frigo arriesga y oferta productos que puedan ser consumidos en cualquier época del año, ya sea "viendo una película en pleno invierno o tomando el sol en verano", nos explica.
Por otro lado, la empresa española Acadomia elabora unos programas especiales de verano, ajustados a los estudiantes que deben pasar las asignaturas en septiembre. Además, hacen simulaciones de exámenes que ayudan a los alumnos y "les permiten ganar confianza para afrontar las pruebas", explica Thierry Romero.
Negocios 'móviles'
Otros comercios que ganan clientela no sólo en verano sino todo el año son los stands, tiendas móviles, que pueden vender cualquier cosa, desde tarjetas de créditos a un sillón de relax. ¿Y dónde venden más en verano? Según el director general de Grupo Redes de Venta Proactiva, Javier Fuentes, "en los stands de los aeropuertos, por su afluencia de gente, y en eventos estivales, como conciertos o ferias en la costa.
Por: Rocío Calderón
Fuente: El Economista

No hay comentarios:

Publicar un comentario