lunes, 30 de agosto de 2010

Liderazgo:¿quién está dirigiendo su empresa?

En la nueva era de la dirección el factor humano en el trabajo supone uno de los factores claves en el éxito de las empresas especialmente en un entorno cambiante. El mundo está cambiando y con él nuestro enfoque de las empresas, y es precisamente en este momento cuando el valor de lo que se viene ya escuchando largo tiempo, es decir, el liderazgo, alcanza su máximo sentido.
Cuando el funcionamiento de un negocio requiere ser mejorado, es una sabia decisión empezar este proceso explorando primero cual es la fuente del liderazgo de ese negocio.
A lo largo de mi experiencia como coach de negocios, con frecuencia, en la mayoría de los casos en los que el negocio no funciona como debiera el liderazgo y la dirección de dicha empresa es algo confuso y no está claramente entendido y asumido por el equipo.
El liderazgo habla de cómo esbozar y dibujar una fotografía actual de lo que es una visión del futuro. De hecho, el elemento común en todas las grandes historias sobre liderazgo a lo largo del mundo es la capacidad de crear una visión y después ser capaz de compartir y transmitir esa visión con la gente. De hecho, el liderazgo es una herramienta creativa de gran alcance que cuando se convierte en filosofía de vida en los directivos y/o propietarios de una empresa, tiene un enorme impacto en el éxito que dicha empresa puede obtener.
Este concepto sobre el liderazgo es el que ha movido durante mucho tiempo a los responsables de grandes corporaciones y precisamente por eso, se ha llegado a escribir pensando en los líderes del mañana: “Cada ejecutivo, cada directivo, para desempeñar de forma satisfactoria su papel debe tener una visión; una visión sobre donde estará la organización en el futuro y como se verá . Deben crear esa visión y después compartirla y transmitir esa información a sus colaboradores si quieren alcanzar un alto nivel de implicación y compromiso por parte del equipo y de esta forma conseguir un alto nivel de productividad.” `Anónimo.
Lo mismo ocurre en un negocio propio. Para tener éxito, el propietario del negocio debe pintar ese cuadro del futuro de la empresa y estar dispuesto a compartir esa visión con el equipo. Es precisamente partiendo de este principio lo que permite explicar muchos de los casos de éxito; y es también la ausencia de este principio lo que subyace en muchos de los fracasos.
De hecho, y por resumir, el liderazgo se entiende como: “ un proceso dinámico de interacción por el cual alguien ejerce influencia sobre un grupo de personas, ganándose su confianza, suscitando su compromiso diferencial, movilizando su talento y energía al servicio de un objetivo común.” ( Santiago Alvarez de Mon – IESE). Y por lo tanto, se entiende como un vehículo para la transformación no solo de las organizaciones, sino también de las personas.
Pregúntese ahora ¿Quién está conduciendo su negocio? Es precisamente en esta área de desarrollo del negocio en la que reside el desafio del propietario de negocio de pequeño o mediano tamaño, ante la situación de confusión generada por los rápidos y continuos cambios que ocurren dentro del mercado y de la velocidad del cambio generado por el desarrollo tecnológico en el cual nos movemos.
La excelencia en el nivel de servicio exigido por el cliente aumenta hoy cada vez más mientras que usted resuelve y trabaja todavía en el nivel de sus expectativas de ayer. La necesidad de entregar de forma continua al mercado un producto o servicio que sean mejores hoy que ayer , desafía las visiones que el líder necesita crear y que el equipo necesita tener y recibir.
La baja moral de los equipos, el absentismo y las renuncias laborales son algunas muestras que la dirección y el liderazgo se han estancado y necesitan una reactivación para seguir adelante . Y lo mismo ocurre con las frases tan comúnmente escuchadas entre los empresarios tales como “falta de compromiso” “no hay comunicación y no me entienden”….”solo yo estoy involucrado de verdad en esta historia”… Es solo una falta de reenfoque y de proponerse hacer un planteamiento distinto al que viene siendo el habitual para conseguir los resultados deseados. En este sentido el coaching puede ayudarle a conseguir definir esa nueva visión clave para el éxito de su empresa.
Por: Begoña Pabón

No hay comentarios:

Publicar un comentario