martes, 24 de agosto de 2010

Las redes sociales llegan a las tarjetas de presentación

¿Usas todavía un cartoncito blanco con tu nombre y teléfono? ¿Esa es tu tarjeta de presentación?
Por: Carlos Salas
Lo siento por ti: te has quedado fosilizado en el jurásico. Si quieres darte a conocer, inserta en la tarjeta tu perfil de Twitter, tu nombre de Facebook o incluso, diséñala con la forma del iPhone.
Han cambiado las relaciones personales, y quien tome la delantera, se beneficiará antes de atraer la atención.
Estados Unidos es la meca de las tarjetas de presentación, y las han convertido en un arte. Pero ahora, lo que está de moda es usar el mundo de las redes sociales para sobresalir en las tarjetas de presentación.
He aquí diez fórmulas que propone Mashable.com1.
1.Usa un icono social. ¿Cuál es el nuevo talismán mundial de las redes sociales? Bingo: el iPhone. ¿Por qué no diseñas una tarjeta de presentación usando un iPhone como portada?
Inserta en este diseño tu nombre y tus datos personales y sorprende a tus amistados y colegas.
Todo el mundo quiere tener un iPhone, ¿no?
2. Tu chat. Cada vez que abres tu chat siempre aparece una nubecita. Pues ¿por qué no diseñas una tarjeta de presentación donde tus datos aparezcan en el globo de los chats? Sorprenderás.
3. Las tres grandes redes. Si Twitter, Facebook y YouTube son las tres grandes redes sociales mundiales, ¿qué esperas para incluir tus cuentas en tus tarjetas? Para hacerlo más fácil a la vista, encabeza estas direcciones con los logotipos de esas redes. Si no tienes cuentas en esas redes sociales, por favor, no sigas leyendo esto. Estás fuera de onda.
4. Habla de tu blog. Ya que tienes un blog al que das tanta importancia, ¿por qué no lo citas en tu tarjeta de presentación? La gente sabrá más de ti por los comentarios de tu blog que por tu dirección física.
5. Explícate en tags. Dedica la parte de debajo de la tarjeta a hacer un perfil de ti mismo con tags, o palabras clave sobre un fondo de color: emprendedor, madrileño, creativo, inquieto, diseñador.
6. Respuesta rápida. ¿Sabes lo que es un QR? Es un cuadro lleno de manchitas negras que aparece en los billetes de Renfe que te imprimes en casa. Las azafatas pasan el escáner antes de que entres en el vagón. Eso es un QR, o quick response, respuesta rápida. Crea un QR para tu negocio, y cuando alguien pase sobre él su teléfono móvil, saldrá tu web con videos, fotos de tu empresa y actividad, o tú mismo enviándole un saludo. Brillante, ¿no?
7. Tu foto, sí. Hasta ahora, poner tu foto en la tarjeta de presentación era pretencioso. Pero todos la ponen en Twitter, incluso, ponen pajarracos o siluetas. No te cortes: ha llegado la hora de poner en tu tarjeta la misma foto o imagen que aparece en tu cuenta de Twitter.
8. Imágenes del evento. Imagina que organizas un evento, donde todos toman fotos. Reparte tarjetas de presentación con la dirección social donde todos pueden colgar las fotos del encuentro. Sólo eso. Nada de publicidad o teléfonos de empresa. Así todos tendrán acceso a las imágenes, y a la vez, participarán en una red social.
9. Textos. Haz lo mismo de antes, abriendo una cuenta en Twitter con comentarios del evento. Reparte esa tarjeta y verás cómo la gente la encuentra muy útil, y no tienen que preguntar a nadie, dónde conseguir resúmenes del evento.
10. Tu face de Facebook. Imprímete tarjetas usando el diseño de Facebook. Colores azules y blancos, la foto de Facebook por la que te das a conocer y los datos de tu perfil. Sé ingenioso y añade "Tienes una petición de amistad", con las palabras "confirmar" y "rechazar". Y al final escribe tu mail poniendo el mismo texto de Facebook: "enviar un mensaje al..." Llamarás la atención por tu originalidad.
Fuente: El Rincón de Carlos Salas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada