Cargando...

jueves, 22 de julio de 2010

Quiero cambiar pero cuando tenga tiempo, Sal de tu zona de confort

Cuantas veces nos quejamos, “No tengo tiempo para esto…” “Si pudiera hacer aquello…” “Si tan sólo yo tuviera…”, etc. Pudiéramos hacer una lista para enumerar las veces que deseamos tener algo y simplemente no lo tenemos.
La pregunta sería: ¿Realmente lo quieres? Porque hay una gran diferencia entre querer y REALMENTE DESEAR.
A veces nos gustaría estar en la playa gozando de unas “merecidas vacaciones”, pero después de un suspiro, continuamos inmersas en nuestras actividades ya sea con resignación o por inercia.
Si REALMENTE quisiéramos irnos de vacaciones y fuera algo verdaderamente importante en nuestras vidas, haríamos “circo, maroma y teatro” para irnos de vacaciones; y aquellas situaciones que se interpusieran en nuestros planes, serían solucionadas, por ejemplo: si no hay dinero…
-nos ajustamos -lo conseguimos -ahorramos -trabajamos extra para obtenerlo…
…pero “eso” no sería impedimento. Con el tiempo pasaría lo mismo, buscaríamos la forma de encontrar por lo menos un fin de semana para salir a nuestro anhelado viaje…
Lo mismo nos pasa en la vida, a veces decimos querer cambiar nuestra situación, que “ya no aguantamos tal o cual cosa”, sin embargo no hacemos nada para que el cambio suceda. Ya sea por miedo a perder lo que “tenemos”; Por miedo a enfrentarnos a algo que desconocemos o por no saber que nos espera. Y en muchas ocasiones es por “comodidad”; sea cual sea el motivo, la única verdad es que no HACEMOS NADA para cambiar aquello que no nos gusta. Decía un hombre sabio: “No puedes esperar resultados diferentes, si continuas haciendo lo mismo todo el tiempo”
Es mas fácil quedarnos como estamos, en esa “zona de confort” que tal vez no sea muy confortable, pero es lo que conocemos. Nos quedamos sin hacer algo diferente, ya sea en nuestra actitud, hábitos, buscar nuevas oportunidades, hacer un pequeño esfuerzo extra, etc para salir de donde estamos.
Dicen aquellos que han triunfado, que vale la pena “pagar el precio”. Todo cambio, nos lleva a aprender algo, y si estamos dispuestos a aprender, a cambiar nuestra visión de la vida, a mejorar nuestra actitud para dejar atrás los miedos o la zona de confort, la recompensa será enorme. No solo para ti, también para tu familia, principalmente para tus hijos pues ellos aprenden de lo que ven en ti; tu manera de actuar, de pensar, de ver la vida… eso es una enorme responsabilidad, es una herencia que aprenden día con día, estés conciente o no de aquello qué les enseñas.
Piensa realmente qué quieres lograr en la vida, como desearías vivir, con quien te gustaría estar, de qué manera te gustaría despedirte de la vida cuando el tiempo de ver hacia atrás para hacer un recuento de tus logros y lecciones llegue.
El tiempo pasa como sea y no regresa. ¿Cómo vives tu tiempo? Siembras algo positivo a tu paso para dejar huella en tu vida, o simplemente dejas pasar el tiempo en una “zona de confort” donde no te esfuerzas por hacer algo realmente trascendente para ti y tu familia?
Nadie puede decirte si estas bien o no… Solamente tú sabes qué es lo que necesitas internamente. Lo único que si te puedo decir es que la única persona que puede decidir hacer algo para mejorar tu vida eres TU MISMO.
No existe situación, persona o limitante que pueda detenerte cuando realmente decides cambiar para superarte, para alcanzar una meta o hacer realidad tu Sueños.
¿Qué es lo que deseas para ti mismo? Vivir como una persona de éxito o seguir en una zona de confort…
Ana Luz Torres
Fuente: mujeresempresarias.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada