Cargando...

jueves, 1 de julio de 2010

La distribución, dividida entre asumir o repercutir la subida del IVA a los clientes

Los grandes grupos de distribución afrontan con distintas estrategias empresariales y comerciales la subida del IVA que se ha hecho efectiva hoy. Algunos anunciaron hace tiempo que no repercutirán el incremento, mientras que otros lo harán y los hay que han preferido no pronunciarse hasta el momento.
Entre las compañías que han mostrado una postura más contundente está la cadena de descuento Lidl, que ha congelado los precios de sus productos (tanto los de su marca blanca como los pertenecientes a la de fabricante) desde el pasado 1 de junio y ha registrado esta medida ante notario. Su campaña, denominada 'Stop IVA', se aplicará a un total de 1.200 referencias (no se incluyen alimentos frescos) y, según la compañía, supondrá un ahorro de 137 euros al año para cada familia.
Por su parte, Carrefour ha asegurado que, ante la subida del IVA, no incrementará el precio de venta de los productos, siempre y cuando tenga margen para hacerlo y no incurra en venta a pérdidas.
Caprabo, filial del grupo Eroski, ha afirmado que no trasladará a los clientes la subida del IVA y ha optado por rebajar el precio de sus productos frescos en sus establecimientos de Cataluña, Madrid y Navarra con el objetivo de ser más competitivos.
Eroski ha anunciado, sin embargo, que repercutirá el IVA a sus clientes, pero que durante un mes (del 1 al 31 de julio) devolverá a los clientes ese incremento a través de vales descuento que se les entregará por caja y cuyo importe variará en función del producto adquirido y del impuesto soportado por cada uno de ellos.
Por parte de Mercadona, su presidente, Juan Roig, ya avanzó en marzo pasado, durante la presentación de resultados de la compañía, que lo "lógico" era repercutir en los precios ese aumento impositivo, aunque matizó que dependería del ahorro en costes de proceso.
El Corte Inglés (grupo al que pertenece también Hipercor) y Alcampo, sin embargo, han preferido no pronunciarse de momento.
La subida del IVA no afectará a los productos considerados básicos, que seguirán tributando al 4%, como el pan común, las masas congeladas, las harinas panificables, la leche, los quesos, los huevos, las frutas, las verduras, las hortalizas, las legumbres, los tubérculos y los cereales.
En el resto de productos de alimentación sí se producirán cambios en el IVA que soportan, que pasará a un tipo impositivo del 8%, frente al 7% anterior. En el caso de las bebidas alcohólicas, la cerveza y los llamados espirituosos, el IVA se elevará al 18%, frente al 16% que soportan en la actualidad.
Por: Efe
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada