Cargando...

jueves, 22 de julio de 2010

La Crisis y el sector de los medicamentos OTC

Doctor ¿podría recetarme algo para el dolor crónico de bolsillo?
Plantillas estresadas, parados con demasiado tiempo para pensar, vacaciones canceladas... Las épocas de crisis son un auténtico caldo de cultivo para enfermedades como la depresión.
Incluso existen estudios que relacionan una mayor probabilidad de sufrir problemas cardiacos con largos periodos sin trabajar.
Los expertos en márketing aseguran que la preocupación por la salud no entiende de crisis y que el gasto en la farmacia es la última partida del presupuesto familiar que sufre recortes. Sin embargo, los ajustes ya han comenzado a llegar, y quien paga la factura es el Estado.
En épocas de bonanza, los medicamentos que se venden sin receta, conocidos como OTC, suelen experimentar un importante crecimiento, ya que la población no está dispuesta a dedicar una mañana a acudir a un centro de salud para que le prescriban un medicamento para síntomas menores que, por lo general, suelen ser baratos, como los analgésicos.
Sin embargo, el tiempo no es ahora un problema para el cada vez mayor número de parados del país, que prefiere ir al médico para conseguir una receta de un fármaco que antes habría comprado sin que lo subvencionara el Gobierno.
Sólo el año pasado, las ventas de pastillas para el dolor de cabeza de precio libre se desplomaron un 11% en unidades. Y es que al sector de OTC, la crisis no le está haciendo ningún favor, ya que, en general, el año pasado, sus ventas en volumen se recortaron un 3,4%, según datos de la consultora IMS. Rafael García, director general de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp), asegura que “es difícil que crezca este mercado mientras se sigan financiando medicamentos para síntomas menores”, sobre todo, teniendo en cuenta que España es uno de los pocos países del mundo que financia a cargo del presupuesto público el mismo principio activo con dosis similares que también se pueden encontrar en una farmacia sin receta pero bajo otra marca.
Inmunes a la crisis
Sin embargo, no todo son malas noticias para el ámbito del autocuidado de la salud y los fármacos OTC, ya que hay compañías que han conseguido encontrar nichos con importantes cifras de crecimiento y que parecen inmunes a la crisis.
Aunque las ventas en volumen bajaron en 2009, en valor, se registró un crecimiento del 5,2%. Si, como asegura Rafael García, los precios no han subido, ¿cómo ha logrado el sector facturar más vendiendo menos?
La respuesta está en tres lanzamientos estrella:
Allí, Somatoline y Revidox, que en menos de un año han sido capaces de ingresar alrededor de 55 millones de euros y compensar la caída de analgésicos, productos para el oído, antináuseas y tratamientos bucales.
Revidox, de Actafarma, es un complemento alimenticio antiedad; Somatoline, de Bolton Group, es un tratamiento anticelulítico; y
Allí, de GSK, es un fármaco adelgazante en pastillas. Además de las novedades que incorporan respecto a otros productos ya existentes en el mercado, la diferencia respecto a otros fármacos OTC es su precio, por encima de los cuarenta euros, mientras que la media de los analgésicos y otros productos más comunes ronda los cinco euros de media.
Allí, que se lanzó al mercado en junio de 2009, casi logró igualar en siete meses las ventas de todo el ejercicio completo de fármacos tan populares como Frenadol, Gelocatil o Almax, y fue la única novedad del año pasado que ya se ha situado entre los diez productos OTC más vendidos del año, desplazando a marcas tan conocidas como Aspirina.
Además de los productos para adelgazar, los somníferos y los fármacos para dejar de fumar parecen ser nichos de mercado donde la crisis no se ha dejado sentir.
Fuente: Sergio Saiz, Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada