Cargando...

domingo, 20 de junio de 2010

CÓMO HACER CONTACTOS SI ERES TÍMIDO

Construir relaciones que te ayuden a conseguir un buen trabajo es muy importante estos días; si eres introvertido y se te dificulta socializar, estos consejos te pueden ayudar.
Enfrentémoslo, muy pocas personas disfrutan estableciendo contactos. Incluso para los más desenvueltos, es una molestia; pero para aquellos de nosotros que somos tímidos, es tan doloroso como tener los labios partidos en un día de viento.
Sin embargo, con la más alta tasa de desempleo en décadas y previsiones de que empeore este año, no puedes darte el lujo de no hacer y mantener contactos en estos días, dice Jodi Glickman Brown, fundadora de Great on the Job, una firma que ayuda a ejecutivos a mejorar sus habilidades comunicativas. Ya sea que busques trabajo o pienses en un plan de apoyo, sal y relaciónate. Estas técnicas lo harán casi placentero. Casi.
En los eventos: Hazte notar
Explora la escena. Un gran cuarto lleno de extraños puede ser intimidante, ya sea que se trate de un cóctel social en una conferencia de la industria, un retiro corporativo, o un evento para establecer contactos. Alivia el estrés al descubrir quiénes serán los invitados antes del evento. Pídele al organizador que te envíe por correo electrónico la lista de confirmados o revisa los registros cuando llegues. Puedes entrar en calor al encontrar a alguien que ya conozcas -pero asegúrate de seguir adelante y circular antes de que pase mucho tiempo.
Lleva a un acompañante. Si puedes, invita a un colega a que vaya contigo. Lo mejor sería que llevaras a alguien más extrovertido que tú, alguien que te empujará a conocer gente y tal vez te promoviera un poco, dice Peter Handal, CEO de Dale Carnegie & Associates, firma que provee entrenamiento de liderazgo corporativo.
Llega vulgarmente temprano. ¿No preferirías caminar en un salón con cinco personas que en uno con 50? Llega desde el principio para que puedas comenzar una conversación en lugar de unirte con dificultad a una en progreso, dice Wendy Gelberg, autora de "The Successful Introvert" (El Introvertido Exitoso). Llega lo suficientemente temprano y tendrás una frase para comenzar la conversación: "Así que, supongo que somos los primeros en llegar..." No es exactamente material para la Mesa Redonda de Algonquin, pero será suficiente para sacarte de apuros.
Uno a uno: Vincúlate, no ruegues
Mantente en contacto en los buenos tiempos. No seas del tipo que llama sólo para desahogarse acerca de lo mucho que el trabajo apesta o lo terrible que es el mercado laboral. El término técnico para una persona así es "fastidiosa". Llama cuando no estés buscando un nuevo trabajo, y será más fácil que te devuelvan la llamada cuando sí lo hagas.
Programa una comida. Sí, esa comida con tu antiguo compañero de trabajo también cuenta, incluso si sólo fue divertida. (En especial si fue divertida). No importa que hayas hablado más acerca de tu horrible ex jefe que de tu carrera. Establecer contactos no es una serie constante de mini entrevistas. Es un proceso gradual para construir confianza así como para hacerle saber a la gente (tal vez no a ese ex jefe) lo que haces en estos días. Intenta programar una comida semanal.
Cierra la boca por un minuto. Repito, estás construyendo relaciones, no siendo entrevistado. Haz preguntas para lograr que tu compañera de comida hable sobre sí misma. ¿A quién no le gusta eso?
Da ahora, obtén después. Establecer contactos nos suena a adulación porque lo vemos como pedir algo. Pero es en realidad una calle de dos sentidos. Ayuda a alguien más, y te deberá un favor (o al menos pensará en ti) más adelante. "Muy pocos entre nosotros caminamos con empleos en los bolsillos, pero todos tenemos contactos e información que podemos compartir", dice Gelberg.
En línea: Mantén a tus amigos cerca
Construye una red casual. Inscríbete, si no lo has hecho, a un servicio de vinculación social como LinkedIn, Twitter o Facebook. "Debido a que las interacciones no ocurren en tiempo real, la presión es mucho menor", dice Gelberg. Estos servicios te permiten estar en contacto con gente sin las formalidades y el hola-cómo-estás de un correo electrónico. Y son con frecuencia tus contactos más casuales quienes te llevan hacia tu próximo trabajo. Pero no abuses de la tecnología y enfades a la gente. Envía solicitudes de amigos sólo a gente que conozcas, y recuérdales de donde se conocen si ha pasado mucho tiempo. Una red sólida de 50 personas es mejor que tener 1,000 conocidos.
Haz que te presenten. ¿Conoces a alguien que conozca a alguien que podría ser útil en tu carrera? Pídele al amigo mutuo que los presente a través de un sitio de vinculación social. O busca en la pestaña "People" (Gente) en LinkedIn para ver si alguien en tu círculo puede conectarte con una persona o compañía específicas.
Pon a la gente al día. Haz un poco de alarde (es más fácil en línea, lo prometemos) al aumentar tu perfil de vinculación social, actualizar tu "estatus" o incluso enviar un correo electrónico masivo. Hazle saber a la gente, por ejemplo, si hablarás en un panel o asistirás a una conferencia.
Ve más allá de "¿a qué te dedicas?" Estas preguntas pueden ayudarte a comenzar una buena conversación, y de paso aprender algo útil.
Todos tienen una historia, y es probable que ésta incluya pistas acerca de las prácticas de contratación de una compañía, que tal vez podrían serte útiles.
2. ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?
Esto te permite saber un poco más acerca de la cultura de una compañía, lo que puede resultarte útil si alguna vez la visitas para una entrevista.
Esto te permite enterarte de las pasiones de la persona y desvía la conversación un poco del trabajo.
4. ¿Qué sitios web o blogs de la industria son imprescindibles para ti?
Te irás con algunos marcadores que añadirle a tu lista.
5. ¿Quién es tu competidor más aterrador y por qué?
La respuesta te dará pistas sobre los mayores retos que enfrenta tu industria.
Por: Donna Rosato
Fuente: CNNE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada