Cargando...

lunes, 31 de mayo de 2010

CAVIAR Y ESTRELLAS MICHELÍN EN LOS GRANDES ALMACENES

“Ponga una experiencia en su vida”. Éste parece el mensaje cada vez más recurrente de hoteles, agencias de viajes, restaurantes y, últimamente, grandes almacenes. “La idea es que el cliente pueda vivir una experiencia y degustar productos y platos mientras compra”, explica Luciano Martín de la Rubica, responsable del espacio gourmet de El Corte Inglés.
Varios grupos de grandes almacenes llevan años practicando esta política de seudopopularización de los productos gourmet. “Es un concepto que viene de Europa”, aclara el ejecutivo de El Corte Inglés. Desarrollada por Harrods y Whole Foods, en Londres; o Galerías Lafayette y Printemps (APG Finefoods), en París, a este gastroclub se ha unido ahora El Corte Inglés, con su nuevo espacio Gourmet Experience, recién abierto en la planta baja del edificio Hogar del centro de la calle Goya, en Madrid.
A través de esta iniciativa, el cliente puede degustar ostras francesas con champán y salmón ahumado de Ahumados Domínguez cortado al momento; comprar conservas, chocolates Godiva, galletas de Fortnum & Mason o zumos de fruta recién exprimida de Be Fresh! (un concepto de fruta preparada diseñado por Palacios Roca para el grupo), unido a una oferta de tapas españolas o bocados japoneses creados por cocineros con estrella Michelin.
Este espacio, que sustituye al tradicional Club del Gourmet, incluye la mayor oferta de productos exquisitos del grupo, con 4.000 variedades. La bodega está formada por más de 200 referencias de vinos y un centenar de bebidas espirituosas. El Corte Inglés refuerza con este concepto sus alianzas con cocineros de alta cocina, política que parece un novedoso paso estratégico dentro del grupo.
Tras fichar a Martín Berasategui para el restaurante Txoko (ubicado en este mismo centro de Goya), Gourmet Experience incorpora ahora otros dos renombrados chefs: Dani García (con una estrella Michelin, en Calima –Marbella–), con su concepto de tapas andaluzas y take away La Moraga; y Ricardo Sanz (con una distinción de la guía gala en Kabuki –Madrid–), con una barra japonesa de su cátering Kotobuki. Además, el córner de Cinco Jotas Gourmet cuenta con Pepe Rodríguez Rey como asesor.
Este espacio aglutina varias gastrotendencias: opción de take away, posibilidad de comer en una zona central compartida con varias mesas altas (con capacidad para 40 comensales), degustación de productos in situ y horarios prolongados. Gourmet Experience estará abierto al público 362 días al año.
Se trata de la versión en concepto gran almacén de una tendencia existente en algunos mercados del mundo, como el de San Miguel, en Madrid. “Es un concepto informal”, aclara el responsable de la cadena, que explica que no puede compararse con el restaurante Txoko, que ofrece dos propuestas: una barra con un precio medio de 15 euros y una sidrería, con un menú de 35 euros. En estas estanterías repletas de delicatessen, hay algunos artículos a precios elevados. ¿Este concepto resiste la recesión? “Con los productos gourmet, existe la idea equivocada de que todo es caro y no es así. Hemos querido que este nuevo espacio sea asequible”, subraya Luciano Martin de la Rubia. Así , en La Moraga, el tícket medio es de entre 20 y 30 euros, un nivel similar al de la barra de Kabuki.
‘Laboratorio’ experimental
De momento, Gourmet Experience actúa como incubadora: es una iniciativa piloto dentro de El Corte Inglés, que no detalla los planes para su desarrollo, aunque su potencial de éxito se vislumbra en centros de zonas turísticas como Callao (que también abre todos los días del año) y Plaza de Cataluña en Barcelona, o en almacenes de oferta top como Serrano y Castellana, en Madrid.
Harrods, la meca gourmet en Londres
A pesar de la mala fama que tienen los ingleses a la hora de comer, Londres cuenta con algunos de los establecimientos más famosos del mundo especializados en comida, informa Amparo Polo. Harrods, sin lugar a dudas, sigue siendo el rey. Su Food Hall, como se denominan la zona delicatessen situada en dos plantas del edificio, es un destino clave para los amantes de los espacios gourmet. Allí pueden encontrarse las marcas más exclusivas del mundo y los productos más exóticos. Los precios también están en consonancia: las naranjas se cotizan a cerca de 1 libra (1,17 euros) la unidad. Además del espacio comercial, hay cerca de una veintena de restaurantes, entre los que se encuentra un Mesón Cinco Jotas. Otro clásico de la gastronomía londinense es Fortnum&Mason, un edificio de cinco plantas especializadas en té, café, pastas, mermeladas y productos muy british.
Comida de lujo y clases de cocina en Nueva York
Los grandes almacenes estadounidenses también se apuntan a la moda del alto gourmet, informa G. Martínez. Macy’s, la mayor cadena del país, es un ejemplo de esta tendencia, con su establecimiento bandera, situado en Nueva York, en Herald Square. El centro posee nueve establecimientos de comida, varios de ellos especializados en comida gourmet para llevar (como Cucina o The Cellar Bar & Grill), junto a córners especializados. Macy’s, además, refuerza su apuesta por la alta gastronomía con su propia escuela de cocina, DeGustibus, donde imparten clases y realizan demostraciones los chefs más conocidos de Nueva York. Cadenas de lujo como Bergdorf Goodman o Saks Fifth Avenue también tienen espacios gourmet específicos. En ellos, se puede encontrar desde una lata de caviar Petrossian, de 30 gramos, por 190 dólares (153 euros) a un cofre de bombones Maison, por 275 dólares.
Por: I. Elizalde y M. Fernández
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada