Cargando...

domingo, 21 de marzo de 2010

SPANAIR: EL FOLLÓN DE LAS SUBVENCIONES Y LAS AYUDAS. VUELING, EASYJET Y RYANAIR DENUNCIAN EN BRUSELAS

Vueling y easyJet denuncian a Spanair en Bruselas por las ayudas repartidas por Montilla
El apoyo que Spanair está recibiendo de la Generalitat catalana está levantando ampollas en un sector aéreo que sufre una sangría de cierres y pérdidas millonarias. La Asociación Europea de Aerolíneas de Bajo Coste (Elfaa), en la que están presentes Vueling, easyJet o Ryanair, ha remitido una carta a Alexander Italianer, director general de Competencia, en la que denuncia ayudas de Estado a Spanair y le solicita que investigue el caso, según la misiva a la que ha tenido acceso EXPANSIÓN.
La carta, fechada el 12 de marzo, también critica las subvenciones a la línea aérea escandinava SAS, que posee un 19% de Spanair, la húngara Malév y la checa CSA, las tres controladas por sus gobiernos, y es continuación de otra enviada el 5 de noviembre de 2009, que no tuvo respuesta.
«Los gobiernos implicados han seguido adelante con nuevos ejemplos de ayudas públicas que ya fueron el objeto de nuestra anterior queja. Esto sugiere que no sienten presión alguna para cumplir las políticas de la Unión Europea y continúan, sin reparos, con sus prácticas injustas», subraya el texto firmado por John Hanlon, secretario general de Elfaa.
Afectados
Vueling y easyJet son los principales damnificados por el apoyo público a Spanair, ya que las tres compiten en el Aeropuerto de Barcelona. «Creemos que constituye una grave distorsión del mercado en medio de un clima económico muy difícil para las aerolíneas», dice la denuncia. La demanda se ha producido unos días después de que Spanair cerrase un importante acuerdo financiero, que ha contado con el respaldo de la Generalitat y que le permitirá mantenerse en el aire durante los próximos meses. El Instituto Catalán de Finanzas (ICF), la agencia crediticia de la Generalitat, ha garantizado una ampliación de capital de 50 millones en Spanair, que suscribirán la empresa Avançsa (que depende del Gobierno presidido por José Montilla), Fira de Barcelona, Parc Logístic de la Zona Franca (participada por el Consorcio de la Zona Franca y Abertis) y, si fuera necesario, el propio ICF.
«Esta nueva inyección de capital, se produce después de la inicial –y crucial– intervención del Gobierno catalán para facilitar la compra de la aerolínea fallida a SAS en 2008. Y ha permitido a Spanair lanzar agresivas campañas de precio que minan la competencia con sus competidores del sector privado, que no disfrutan de ayudas estatales», denuncia la misiva en la parte dedicada específicamente a Spanair.
La Generalitat podría pasar a controlar indirectamente hasta un 16% de Spanair, lo que convertiría al Ejecutivo catalán en uno de los socios de referencia de la aerolínea, junto a Fira de Barcelona y los miembros de la asociación empresarial FemCat.
Sin embargo, la Generalitat ha asegurado que la inversión pública tendrá un «carácter transitorio y temporal» y durará «hasta que otros inversores se incorporen en el capital de la compañía».
«Desde todo punto de vista parece que dicha muestra de apoyo público era una condición sine qua non impuesta por las instituciones financieras para la concesión de un préstamo sindicado a la aerolínea», añade la carta de las low cost. Spanair acaba de cerrar un crédito de hasta 50 millones con La Caixa, Banco Sabadell, Santander, Banesto, Popular, BBVA, Caixa Catalunya y el Instituto de Crédito Oficial (ICO). La carta de Elfaa menciona los 120 millones de pérdidas en 2009 reconocidos por Spanair, que prevé ser rentable en 2011.
Fuentes del mercado señalan que, por ahora, Bruselas no ha respondido a la carta ni ha abierto una investigación. La anterior denuncia se produjo en pleno traspaso de poderes a la nueva Comisión Europea, por lo que Elfaa confía en que esta vez sí haya una reacción.
Elfaa estima que Spanair, SAS, Malév y CSA han recibido 1.160 millones en subvenciones. «Este escandaloso despilfarro de dinero público se produce en un momento en el que las economías europeas no pueden permitirse esta generosidad».
Cataluña destina seis millones a las aerolíneasEl Ejecutivo catalán destina seis millones de euros al año a las aerolíneas que operan en Girona, Reus y Lleida. La mayor beneficiaria es Ryanair, que opera en las tres instalaciones. En Girona recibe 5,5 millones anuales y otros 3,5 millones en Reus. La irlandesa y Vueling recibirán un máximo de 1,6 millones entre las dos por volar en el recién estrenado aeródromo de Lleida-Alguaire, además de beneficiarse de la exención de tasas durante un año.
La Generalitat baraja ofrecer compensaciones económicas a aquellas aerolíneas que apuesten por El Prat y operen vuelos de conexión. Esta medida, que podría chocar con la normativa europea, va dirigida a Vueling y Ryanair, los principales inquilinos de la infraestructura barcelonesa. Los empleados de Vueling y Spanair han enviado una carta a Montilla en la que piden que no subvencione el inicio de operaciones de Ryanair en El Prat. El Gobierno autonómico ha reiterado que no lo hará.
SPANAIR
La Generalitat impulsó la compra de Spanair a SAS en 2009 y acaba de garantizar una ampliación de capital de cincuenta millones de euros.
SAS
El grupo sueco ha recibido una inyección de 514 millones de euros por parte de los gobiernos de Noruega, Suecia y Dinamarca.
MALÉV
El Ejecutivo húngaro se hará con el 95% de la aerolínea Malév a través de una ampliación de capital de 93 millones de euros.
CSA
El Gobierno checo está estudiando conceder un préstamo de 94 millones de euros a la compañía aérea CSA.
Por: A.Marimón/I.Pujol
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada