Cargando...

domingo, 7 de marzo de 2010

REDUCIR MARGENES COMERCIALES ¿AHORA SÍ TOCA?

Cuando la economía crecía al ritmo del 3%, parecía que no era posible reducir el margen comercial de algunos productos porque los efectos en la cuenta de resultados de las cadenas de distribución podían ser irreparables. Paradojas del destino. Ahora que la economía va mal, que los españoles se precocupan por gastar lo justo y que el consumo cae en picado y sin freno, parece que sí es posible reducir márgenes, que se puede seguir ganando, pero algo menos, y que ni se hunde el mundo ni el comercio de nuestro país va a pique por ganar menos con la venta de los productos.
Ejemplos no faltan. Ahí están los casos de Mercadona, que ha reducido sus precios en un 17%; Carrefour, que lo ha hecho en un 25% o Eroski, que ha hecho lo propio y ha reducido el coste de la cesta de la compra en un 40%. Rebajas históricas, desconocidas para el consumidor, descuentos que, por otro lado, están justificando las denuncias que meses atrás, en épocas de bonanza, realizaban los agricultores sobre los amplios márgenes de las cadenas, que en algunos casos estaban arruinando al campo y en otros impactando sin duelo en el bolsillo del consumidor. Pero ahora parece que sí toca.
Las principales cadenas de distribución se han puesto en alerta ante las alarmantes cifras que marcan el ritmo de nuestra economía más reciente y en una lucha titánica contra el descenso del consumo, han afilado sus estrategias de marketing y revisado una y otra vez sus cuentas para ofrecer los precios más competitivos. La batalla acaba de comenzar, y hay un claro vencedor: el consumidor, que a pesar de gastar una media de un 10% menos en la cesta de la compra, se siente constantemente «seducido» por atractivas ofertas de las que no puede escapar facilmente.
Las campañas son agresivas, sí, porque, de otra manera, los hipermercados corren el riesgo de perder clientes porque, como es lógico, en épocas de crisis el consumidor es más proclive a probar productos nuevos si éstos resultan más baratos. Además, la bajada del consumo está suponiendo el resurgir de las marcas blancas, lo que ha puesto en pie de guerra a más de una empresa alertada por ser excluida de los lineales. Lo dicho, la batalla es agresiva y no ha hecho más que empezar.
Fuente: ABC

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada