Cargando...

jueves, 18 de marzo de 2010

MODA: LOS GIGANTES LLEGAN TARDE, PERO QUIEREN DESFILAR EN ESPAÑA

Los gigantes de la moda desfilan hacia España
Eso de renovar el vestuario cuatro veces puntuales al año, la verdad, ya no se lleva. Salir de compras es, hoy, una forma más de ocio que muchos jóvenes ponen en práctica un fin de semana sí y otro también. Un fenómeno que parece agudizarse en España y que no ha pasado desapercibido para las grandes compañías internacionales del sector. La llegada de firmas como la irlandesa Primark y la sueca H&M, saldada con notable éxito, ha avivado las intenciones de otros gigantes por instalarse en nuestro país.
A la presencia de las dos mencionadas, de la alemana C&A y de la también escandinava Marc O’Polo, se ha sumado hace unos días la de Deichmann, multinacional germana del calzado, y, en breve, si se cumple el anuncio oficial que ha realizado, la estadounidense Abercrombie & Fitch engordará una nómina que gana enteros por momentos. Su compatriota Gap, la asiática Fast Retailing –con su marca Uniqlo, conocida como 'la Zara japonesa'–, la china especializada en ropa deportiva Li Ning y las norteamericanas Urban Outfitters, que quiere entrar en Europa con su enseña Anthropologie y Limited Brand, con Victoria’s Secret se postulan como las siguientes en desembarcar.
«Somos conscientes del interés que existe por España. Hay empresas en contacto con consultoras que buscan emplazamientos inmediatos aquí», afirma el director de Retail de Centros Comerciales de Aguirre Newman, David Martínez. «Llegan sobre todo de Europa, en concreto de Francia pero, cada vez más, de Estados Unidos». Y muchas de ellas lo hacen tiempo después de haberlo barajado. «Era una política recurrente hace años, el principal inconveniente era la gran competencia que suponía Inditex. Ahora, sin embargo, algunas firmas españolas se han debilitado y aparecen nichos de mercado».
El aterrizaje de compañías del llamado 'hard discount' y del segmento de los 'outlets' ha supuesto, señala el experto, que un grupo de población «de nivel medio» esté desatendido, máxime cuando los últimos vaivenes de la economía han conducido a algunas cadenas –la de Amancio Ortega y Cortefiel son claros ejemplos– a apostar por líneas de ropa de bajo coste. A satisfacer las demandas de los ciudadanos de clase media y media-alta dirigen sus establecimientos las empresas estadounidenses, mientras que las procedentes de Asia y Centroeuropa vienen a aumentar la oferta de prendas baratas.
Y lo hacen en un momento en el que el consumidor ha mudado los valores que regían sus compras. Ahora, la mayoría no busca tanto vestir marcas como racionalizar el gasto, lo que está obligando a estos consorcios a redefinirse mediante la adaptación del tamaño de sus tiendas, el cambio de emplazamientos y el rediseño de sus colecciones para ajustar su público objetivo y alumbrar, así, nuevos modelos de negocio. En este contexto, el cliente español aprecia sobremanera, apunta Martínez, las novedades que vienen de fuera. «Es lo que más llama la atención, se le da más valor que a la marca nacional».
La estrategia de estas sociedades extranjeras no es mala, 'a priori', en un mercado maduro como el nuestro que, a juicio de los especialistas consultados, puede admitir más empresas del sector. «Hasta hace seis años, en los centros comerciales la moda era territorio vedado de dos o tres grupos, en la actualidad cada vez hay más competencia», comenta el responsable de Aguirre Newman. Los locales de hard discount son, hoy por hoy, las locomotoras, junto a la alimentación, de estas infraestructuras, que, con buena parte de sus complejos de cines en plena lucha por sobrevivir, están lejos de depender, como en el pasado, del ocio.
Sin embargo, para que las nuevas enseñas a las que se espera alcancen el éxito, deberán elegir muy bien su emplazamiento en busca de acceder al gran público y obtener, al inicio, un necesario conocimiento del entorno local. Las hay más exclusivas que pujan por ubicaciones en calles 'prime' de Madrid y ejes comerciales de Barcelona, las dos ciudades que continúan siendo su principal apuesta como escaparates del resto. «Deberán introducir sus artículos de forma rápida y adaptarlos a los gustos de la población para estar presentes en los foros en los que se habla de tendencias», indica el analista.
La revolución pendiente
Las empresas nacionales, mientras tanto, no se han quedado quietas y sus planes de futuro pasan, en muchos casos como los de Inditex, Mango y Cortefiel, por importantes inversiones e inauguraciones de establecimientos en Asia. Al mismo tiempo, la moda de esa parte del mundo ‘amenaza’ con irrumpir en nuestro país. Los fabricantes allí establecidos que trabajan para firmas españolas comienzan a crear marcas propias y cadenas paralelas. Es, en palabras de David Martínez, «la gran revolución pendiente» del sector.
«Si llegan, el pequeño-mediano comercio del textil va a tener muchas dificultades porque estos grupos, cuya producción hasta ahora se subcontrataba, disponen de todos los canales logísticos que se requieren», subraya. Ejemplos ya los hay, como Mulaya, con local en la madrileña calle de Narvaéz, y el polígono Cobo Calleja, entre Fuenlabrada y Leganés. Sus próximos destinos son las vías de Alcalá en la zona de Pueblo Nuevo y las áreas de Bravo Murillo y Goya, en la capital. Allí, apunta el directivo de Aguirre Newman, han alquilado varios establecimientos. «Nos harán olvidar la idea de las tiendas de chinos donde se vende de todo», advierte.
ABERCROMBIE & FITCH
La firma estadounidense quiere instalarse en España y hacerlo cuanto antes. Tras años de coqueteo con el mercado nacional, la compañía, con 1.096 tiendas en todo el mundo –entre sus firmas Abercrombie, Hollister y Gilly Hicks– en 2009, ha decidido abrir tiendas en las principales calles de Madrid y Barcelona, después de inaugurar, el pasado noviembre, un establecimiento en Milán. Y no sólo eso. Su enseña Hollister podría hacerse en breve con locales en centros comerciales madrileños a través de la filial que puso en marcha en 2008: Abercrombie & Fitch Spain. El gigante de la moda facturó 682 millones de euros en 2009, un 5% menos que el anterior ejercicio, el que más afectó a sus ventas.
GAP
Parece que la compañía norteamericana pretende ampliar horizontes y dar el salto a Europa con nuestro país como una de las primeras escalas. La empresa, hasta hace un año –cuando fue adelantada por la española Inditex, con Zara como buque insignia– primer grupo de distribución de moda del mundo, propietaria de las marcas Banana Republic, Piperlime y Old Navy, entre otras, apuesta ahora por jugar en el campo de su principal competidora para afrontar la caída de su mercado local.
FAST RETAILING
Los nipones dueños de la marca Uniqlo, conocida como ‘la Zara japonesa’, presentes en Reino Unido y Francia, consideran que ha llegado el momento de tomar tierra en España. Sus responsables anunciaban, el pasado año, su intención de instalarse en 2010 en Madrid y Barcelona con su cadena estrella. En su cartera de negocios aparecen también Comptoir des Cotonniers, Princesse Tam Tam, Theory y Cabin, con las que tienen previsto triplicar su red de tiendas en el conjunto de Asia en dos años. Fast Retailing cuenta con una red de 2.258 establecimientos –Uniqlo posee 870–, el 90% de los cuales se concentra en Japón. Por ahora. Su presidente, Tadashi Yanai, de 60 años, ha incrementado su fortuna en 3.100 millones de dólares gracias al fuerte aumento de las ventas del grupo.
LI NING
Ya tiene fecha para su ‘asalto’ a España: será el próximo septiembre, con el inicio de la temporada deportiva. Presidida por la gimnasta del mismo nombre, la firma china de ropa y accesorios de alta gama para la práctica de deportes es la cuarta marca más importante de artículos de este sector por detrás de Nike, Adidas y Puma. Consolidada en su país de origen, con 7.500 tiendas y 717,8 millones de euros de facturación, sueña ahora con crecer en Europa. A nuestro país llegará –en realidad ya ha hecho acto de presencia gracias al patrocinio al Comité Olímpico nacional– a través de su filial LN Plus Iberoamérica, creada en febrero de 2009.En la actualidad cuenta con sede social en Sabadell (Barcelona), dirección de Marketing en Madrid y central logística en Santander, además de una ampliación de capital de un millón de euros en marcha. Aunque busca locales en Madrid y Barcelona que vendan sus productos en exclusividad, la mayoría de su oferta aparecerá en grandes almacenes. Además, negocia con varios equipos de fútbol y baloncesto y ha cerrado un acuerdo con el Español. Su reto, como explicaba hace unos días a EXPANSIÓN el director general y accionista de LN Plus Iberoamérica, Raúl de Pablo, es «explicar que una marca china también puede ser de primera calidad».
DEICHMANN
Especializada en calzado de bajo precio, la multinacional alemana acaba de instalar en Barcelona su sede en España en lo que son sus primeros pasos en nuestros país. La noticia de la operación, intermediada por DTZ, se producía la pasada semana. El volumen de negocio de la compañía rondó los 3.400 millones de euros en 2009, un 9% más que la anterior campaña. Dispone de una plantilla de 28.000 trabajadores y pretende abrir 240 tiendas este año, que sumar a sus 2.767 establecimientos en Europa –donde alcanza 19 países– y EEUU. Madrid, Valencia y Zaragoza son sus objetivos para los próximos meses. Busca atraer al consumidor con una buena relación calidad-precio y tiene previsto adaptar su oferta a las condiciones del mercado nacional, dando prioridad a las tendencias de moda imperantes aquí.
Por: M. Martínez García
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada