Cargando...

domingo, 21 de marzo de 2010

MERCADONA: ESTRATEGIA MINIMALISTA, UNA APUESTA GANADORA EN TIEMPOS DE CRISIS

«perseguir el céntimo» les ha permitido bajar un 10% los precios a los «jefes», como llaman internamente a los clientes Volver a la sencillez, una apuesta ganadora para Mercadona Mercadona ha logrado dar cierto esquinazo a la crisis económica. ¿Cómo es posible, si no, que en plena crisis del consumo haya logrado aumentar hasta en 100.000 los clientes totales en la cadena y que en unidades de ventas hayan facturado más de 8.000 kilo/litros (kilitros), un 8% más que en el año anterior?
La respuesta es sencilla: volviendo a la sencillez. «Nuestra responsabilidad pasa por perseguir cada céntimo porque con sólo ahorrar uno producimos un ahorro de más de 100 millones de euros en todo nuestro proceso». Con esta máxima, Mercadona, en colaboración con sus interproveedores, ha logrado en 2009 ahorrar más de 500 millones de euros poniendo en marcha cientos de iniciativas basadas en la eficacia de la sencillez y con las que se ha logrado bajar el precio, manteniendo la calidad. En concreto, estas medidas han supuesto un ahorro del 10% a los clientes, «lo que ha significado ahorrarle a nuestro país 1.500 millones de euros», apuntan fuentes de la compañía.
Para lograrlo, durante meses la empresa:
- ha estado revisando sus procesos y productos con el objetivo de optimizarlos, incrementar su competitividad y repercutir las mejoras en la reducción de los precios de venta al público.
-El envasado, empaquetado, los diseños o el modo de transportar la mercancía han sido algunos de los aspectos que Mercadona se ha replanteado, suprimiendo elementos que no aportaban valor. Ejemplos no faltan. Mercadona consigue un ahorro de 2,6 millones de euros, con la simple eliminación del satinado de los envases de leche, y de 1,5 millones de euros en las latas de conservas al cambiar las serigrafías por etiquetas de papel.
-En este empeño también destaca la disminución del espesor de la botella de gel en un 16%, lo que permite ahorrar 160 toneladas de plástico al año, o la reducción del estuche de cartón en los detergentes en polvo y en pastilla gracias a la mayor concentración del producto.
-Sólo en papel, al eliminar los prospectos en cosmética y pasar esta información impresa al envase, se ha reducido el uso de papel en más de 12 toneladas y conseguido un ahorro de más de 200.000 euros. Por su parte, gracias a la supresión de la bolsita de plástico de las infusiones de té se han dejado de consumir 26 toneladas de plástico.
«Reinventar el precio»
Según fuentes de la compañía «en este reto nos han acompañado nuestros más de 100 fabricantes interproveedores, que han buscado junto a nosotros cómo aplicar esta fórmula en sus procesos». Hay algunas medidas que han aplicado rápidamente, por no requerir inversión, como, por ejemplo, quitar las bandejas en la fruta y la verdura, y otros que han requerido invertir en tecnología, como cambiar las botellas de aceite de redondas a cuadradas.
«Para bajar los precios había que volver a la sencillez y eliminar todo aquello que no añade valor al proceso ni al producto y que encarece el precio al cliente». Con todas estas medidas han logrado reinventar el precio y por ello no han dudado tampoco a la hora de retomar viejas fórmulas como la reintroducción de la venta a granel en la sección de fruta y verdura, lo que ha representado un ahorro de más de 175 millones de euros, ya que a la mejora del coste que supone la eliminación de la bandeja de plástico, 10 céntimos de euro, hay que sumar como mínimo hasta 35 céntimos de euro de media por kilogramo si se tienen también en cuenta la supresión de la manipulación y la eliminación del peso unificado por bandeja. Igualmente está iniciativa permite dejar de utilizar un total de 1.900 toneladas de plástico al año.
La estrategia de la compañía también fijó sus ojos en la ordenación de los productos para transportarlos con menos recursos y que fuera más eficiente, con lo que se ha logrado un ahorro de 500 millones de euros. En esta línea se ha apostado por el acercamiento de las fábricas de los interproveedores a los bloques logísticos, lo que conlleva un ahorro de 10 millones de euros; la reducción del empaquetado en productos como los cereales, frutos secos, helados, postres o las cremas de manos, que suponen ahorros conjuntos superiores a los 3 millones de euros.
La intención del presidente de Mercadona, Juan Roig, es «continuar con esta política de reducir gastos eliminando todo lo que no añade valor al cliente. Nosotros queremos seguir bajando precios -asegura-. Todos, Mercadona y sus proveedores, debemos apretarnos el cinturón y trabajar para trasladar el ahorro a nuestros clientes y contribuir a incentivar el consumo».
Pensar en clave necesidad
Desde la compañía apuntan que durante 2010 «vamos a continuar persiguiendo el céntimo y realizando mejoras en nuestros procesos. Por ejemplo, finalizaremos el proceso de suprimir la caja de cartón en los monousos, lo que supone un ahorro de 9 céntimos por unidad, y avanzaremos en la estrategia de transportar más con menos recursos. Cuando empiezas a pensar en clave de necesidad, las mejoras pueden ser infinitas».
Precisamente estas mejoras «son las que nos están pidiendo nuestros clientes -añade Juan Roig-, y es nuestra responsabilidad como empresa, en unos momentos en los que todos debemos hablar más de nuestras obligaciones y menos de nuestros derechos. La crisis acabará cuando entre todos consigamos que el nivel de productividad se corresponda con el nivel de vida de nuestro país».
Pero, cuando acabe la crisis, ¿tirarán por tierra estas estrategias y volverán a recuperar los productos tal y como eran y concediendo mayor valor a su imagen? «Desde Mercadona entendemos que con estas estrategias estamos respondiendo a las demandas de los consumidores, y eso es lo que a nosotros nos toca hacer», dicen en la empresa valenciana.
Distribución
El reto de cambiar los formatos de los envases para transportar más en cada envío
La estrategia de Mercadona también pasa por cambiar los formatos, como el de las botellas de leche o aceite que han pasado de ser redondas a cuadradas, con lo que se consigue apilar un mayor número en cada palé, reduciendo los espacios muertos de los formatos redondos.
La compañía continuará con mejoras en los procesos durante 2010
Por: Laura Peraita
Fuente: Empresa, ABC

2 comentarios:

  1. Me parece una estrategia muy coherente y por supuesto eficaz, creo que ahí está la clave, no es tan difícil como pensamos; cuando hablan de utilizar el ingenio y la tecnología para superar la crisis, a esto se refieren. Volver a la sencillez y cuidar lo que de verdad importa, la calidad del producto y dar una buena atención al cliente.

    ResponderEliminar
  2. Parece increíble, como con pequeños detalles, se puede incidir tan claramente en el precio y en la comercializacíón de productos, esto nos ha de servir para pensar que las decisiones que tomamos, por pequeñas que sean, tienen su repercusión económica y medioambiental.

    ResponderEliminar