lunes, 1 de febrero de 2010

RYANAIR

Es probable que Ryanair tenga sólo tres aspectos que pueden considerarse extravagantes: sus ganas de aplicar recortes de costes, su valoración y su capacidad para generar liquidez.
En cuanto al primero, la primera aerolínea europea de bajo coste ha hecho públicos hoy lunes unos resultados que superan las expectativas. El consejero delegado, Michael O’Leary, continuó con su política de recorte de gastos durante el tercer trimestre. Como resultado de esta estrategia la caída de ingresos por pasajero fue inferior a las previsiones, y O’Leary aumentó las ganancias proyectadas para el año a 275 millones de euros frente a las anteriores previsiones, que apuntaban a 200 millones de euros.
Las acciones se revalorizaron un 6%. En cuanto a la valoración de la compañía, en 19 veces beneficios, aproximadamente el doble de su valor en libros, Ryanair no cuenta con una prima muy superior a la media del mercado europeo, que cotiza a 17 veces los beneficios de 2009. Además, según Credit Suisse, las acciones han registrado un descuento con respecto a la media histórica de su relación precio a valor contable de 2,7 veces. Sin embargo, el dato representa una prima considerable con respecto a la mayoría de las aerolíneas europeas.
Por último, está la capacidad de Ryanair de liberar liquidez. Hasta hace poco, el rápido crecimiento había encubierto este dato. De hecho, con un control del 10% del mercado europeo, Ryanair tiene todavía margen para seguir creciendo. Después de todo, Southwest Airlines, la aerolínea estadounidense de bajo coste, en la que se basa el modelo de negocio de Ryanair, controla el 18% del mercado de su país.
No obstante, después de sus problemas con Boeoing, Ryanair cambió de opinión y el dinero que se iba a destinar a una flota de 200 nuevos aviones, mil millones de euros, acabará en manos de los accionistas de aquí a 2014. Con el viento a favor, Ryanair podría reunir otros mil millones de euros para distribuir antes de 2016. Eso supondría 2.000 millones de euros repartidos entre los inversores en seis años, una rentabilidad del 40%. Sin duda, un dato extravagante.
Por : Lex Column
Fuente: Expansión

No hay comentarios:

Publicar un comentario