Cargando...

domingo, 10 de enero de 2010

LOVE HAPPENS: APOSTAR POR LO RELEVANTE

La última película protagonizada por Jennifer Aniston y Aaron Eckhart es un interesante melodrama sobre la pérdida de los seres queridos y cómo enfrentarse a ella para salir adelante. Y es que, a menudo, la solución a los problemas sólo depende de enfrentarse a ellos con entusiasmo, sin resistencia al cambio y con coraje en los momentos de crisis.
A muchos Love happens, protagonizada por Jennifer Aniston (Friends, The Good girl, Separados, Qué les pasa a los hombres) y Aaron Eckhart (Sin reservas, Gracias por fumar, El caballero oscuro), les puede pasar inadvertida como una comedia romántica más, compitiendo con No es tan fácil de Meryl Streep. Y sin embargo, va más allá. Se trata de un interesante melodrama sobre la pérdida de los seres queridos y cómo enfrentarse a ella para salir adelante.
La historia trata del doctor Burke Ryan, autor del best seller Yo me siento bien (A-Okay. A path through grief), que imparte durante cinco días un seminario en Seattle, la ciudad en la que murió su esposa hace tres años en un accidente de automóvil y donde viven sus suegros. Burke, que según la tipología de Myers-Briggs es un sanador (introspectivo, cooperador, informativo y atento a los demás; un idealista gran comunicador que empatiza con los demás), tiene como agente a Lane, un gestor (práctico, realista, directo al grano y centrado en los negocios). Un tándem cervantino, en el que Lane es una especie de Sancho Panza (ambiciona un contrato con una multinacional del espectáculo y un jet privado) y el doctor Ryan un exitoso Don Quijote (busca ayudar a los demás). Sin embargo, mantienen una excelente relación personal y complementan adecuadamente sus talentos haciendo equipo.
'Workshop' de la felicidadEl director y guionista de Love Happens, Brandon Camp, ha estructurado la película como un workshop con cinco jornadas: "La felicidad es un estado de ánimo", "Cuestionario personal" , "Aceptar el cambio", "Enfrentarse al miedo" y "Nuevas perspectivas". Como dice el protagonista en la primera escena de la película, "si la vida te da limones, o pones cara de amargado, o haces con ellos una limonada". A lo largo de la cinta, vemos que los participantes en el seminario pasan por encima de las brasas (como hace el gurú Anthony Robbins en sus talleres), se atreven a expresar sus sentimientos, a recordar a los difuntos "no cómo murieron, sino como vivieron" y realizan planes de acción hacia el futuro.
Es particularmente interesante el caso de Walter, un contratista que ha perdido a su hijo de doce años al caer de un andamio y que desde entonces ha perdido su trabajo, le ha abandonado su esposa y no se atreve ni a entrar en una ferretería, por lo que se gana la vida miserablemente limpiando ventanas.
Convencido por su hermana, se resiste a hacer el seminario pero va logrando una profunda transformación personal.
Lo interesante es que el doctor Burke Ryan no aplica lo que predica (como, por otra parte, les ocurre a muchos líderes). Aconseja a los demás cómo salir adelante (perspectiva, valentía, optimismo), pero no se atreve a hacerlo con su propia vida. No fue capaz de asistir al entierro de su esposa, tiene fobia a los ascensores y no mantiene contacto alguno con sus suegros. Como las cosas ocurren por causalidad, conoce a Eloise Chandler (Jennifer Aniston), una emprendedora con una tienda de flores que trabaja para el hotel donde Burke se aloja y realiza el taller de autoayuda. Eloise no es afortunada en el amor (le gustan los chicos rebeldes de muy dudosa fidelidad) y considera que "su vida es un manual de decisiones equivocadas", pero ayuda a Burke a ayudarse a sí mismo, a tener coraje para salir adelante y marcar su destino.
La resistencia al cambioCuando pensamos en superar el dolor, hemos de referirnos a Elizabeth Kübler-Ross (1926-2004), la psiquiatra suiza especializada que estableció la secuencia del duelo. Los asistentes al seminario del doctor Ryan llegan con el shock emocional que les ha "paralizado" y salen fortalecidos en plena decathesis. En una docena de libros, Elizabeth Kübler-Ross nos enseñó que "no es que la vida sea corta; es que a veces no descubrimos hasta muy tarde lo que realmente importa".
El asesor guatemalteco Ramiro Ponce Figueroa considera, acertadamente, que estas etapas son las mismas del manejo de la resistencia al cambio. En un momento de crisis, como la actual, solemos quedarnos bloqueados, negamos la realidad, aparece la ira y la tristeza. Y sin embargo, si sabemos transitar por todas las etapas del duelo, podemos salir adelante.
Ésta es, como dice Álex Rovira, una "buena crisis": "Superar una crisis –la crisis– no es volver a 'tener' sino conseguir 'ser', afrontar cada instante con dignidad, esperanza y sentido de realidad", porque "la crisis será lo que hagas de ella". ¿La lección? En palabras de Álex: "Comprábamos con dinero que no teníamos cosas que en realidad no necesitábamos para impresionar a quienes no conocíamos o no nos caía bien". Un delirio colectivo.
"Vivir bien quiere decir aprender a amar" (Elizabeth Kübler-Ross). Ojalá que de la crisis actual, esta crisis global, sistémica, de valores, podamos aprender a apostar por lo verdaderamente relevante.
Por: Juan Carlos Cubeiro, presidente de Eurotalent.
Fuente: Expansión y Empleo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada