Cargando...

viernes, 29 de enero de 2010

LECCIONES DE LIDERAZGO Y GESTIÓN PARA PRIMATES SOCIALES

la evolución del talento
hace 200.000 años, los grupos de primates humanos empezaron a gestionar sus habilidades, segúnel antropólogo Bermúdez Castro
De la caza del bisonte al iPad de Apple. De Atapuerca a Silicon Valley, el homo sapiens ha gestionado como ninguna otra especie su talento y sus habilidades. Si alguien puede hablar de esta asombrosa transformación es el antropólogo José María Bermúdez de Castro, director del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (Cenieh), codirector del equipo investigador de Atapuerca, junto a Juan Luis Arsuarga y Eudald Carbonell, y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica.
La antropología demuestra que los líderes del Pleistoceno ya apuntaban maneras. Nuestros antecesores aplicaban lo que hoy se enseña en las escuelas de negocios. Un líder debe tener suficientes habilidades sociales para canalizar los problemas internos del grupo, capacidad jerárquica para asumir el mando de los equipos e imponer una dirección clara en las actuaciones para lograr un objetivo. Y durante el Pleistoceno, los grupos de las diferentes especies del género Homo “habrían basado su organización en la existencia de un líder natural”.
Éste es uno de los muchos temas que aborda José María Bermúdez de Castro en el ensayo La evolución del talento. Cómo nuestros orígenes determinan nuestro presente (Debate). Apasionante, divulgativo y comprensible para todos, el libro explica qué conservamos hoy de nuestros antepasados de hace seis millones de años, y aborda cuestiones como la territorialidad, la jerarquía, el amor y el sexo, la creatividad y la salud mental. Pero los capítulos sobre liderazgo y gestión del talento son muy ilustrativos.
Cerca del chimpancé
Bermúdez de Castro explica que "estamos condicionados por elementos básicos del comportamiento primate. En el libro analizo qué características nos han hecho humanos de ese uno por ciento que nos separa de los chimpancés, que es muy poco… o puede ser mucho".
Nuestra especie, el homo sapiens, apareció en África hace 200.000 años. "Su cerebro tenía el mismo volumen que el nuestro ahora. Como especie, hemos tardado 200.000 años en llegar a la Luna". Pero la herencia de nuestros antecesores es el talento, que empezó a aumentar por la interacción de los individuos. Nacía el concepto de gestión.
"El incremento demográfico hizo que interactuáramos, que nos pasáramos información e intercambiáramos ideas y habilidades. Así surgió la innovación y la creatividad. Gracias a ese cerebro colectivo hemos sido capaces de llegar donde estamos: hemos cargado programas en nuestro cerebro".
Los primates sociales tenían líderes. Bermúdez de Castro, que ha dado muchas conferencias a empresarios, es también un gestor de equipos científicos, y ha desarrollado su teoría sobre el liderazgo. "Es un rasgo biológico de comportamiento que podemos rastrear en el paso evolutivo del linaje hominino hasta nuestro ancestro común con el linaje de los chimpancés".
Este antropólogo, uno de los mayores expertos mundiales en evolución humana, defiende la existencia de un liderazgo natural con cierta base genética, en contra de las teorías de muchos gurús . "Un líder no se puede fabricar; no se aprende a ser líder".
Esas capacidades vendrían incorporadas de serie, y se potenciarían con la formación y la experiencia. "Nuestra especie tiene un código genético que posee entre 20.000 y 25.000 genes operativos. Estos genes se ponen en funcionamiento desde que se forma el cigoto en el seno materno hasta que somos adultos, y empiezan a trabajar de manera secuencial durante el desarrollo del ser humano. Hay genes que predeterminan nuestro carácter e interaccionan con el ambiente. El producto de esa interacción es lo que determina el carácter final".
Para Bermúdez de Castro, el liderazgo es un talento escaso. "En una sociedad no puede haber muchos líderes. A la mayoría le gusta que le manden. En cambio, nos empeñamos en crear dirigentes: no son líderes naturales, pero con la formación adecuada hacemos que manden. A la larga, esto no funciona".
El antropólogo explica que somos la especie más social que ha existido en el mundo de los primates. Y en estas especies hay siempre un líder de la manada o del grupo. En los chimpancés es el macho alfa, que defiende el territorio y organiza la búsqueda de comida. Es capaz de hacer que el grupo sobreviva y funcione. "Ése es el líder natural, el que busca la obtención del bien común. Y eso es aplicable a cualquier empresa".
En este viaje a nuestros orígenes, Bermúdez de Castro reflexiona sobre nuestro presente. "No somos tan especiales ni tan superiores –argumenta–. En nuestro caso, todo está enmascarado por una cultura y una tecnología muy sofisticadas, pero somos una especie más, con nuestras miserias y nuestras maravillas".
Por: Carmen Méndez
Fuente: E&E

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada