lunes, 18 de enero de 2010

LA MALDICIÓN DEL COACH LIGHT: ACTO II

¿Cuál debe ser el papel del coach? ¿Qué perfil debe tener? ¿Cómo entrena a su personal?
A partir de un caso concreto, el autor nos muestra que el trabajo del coach no es solamente) realizar un diagnóstico y comunicarle al profesional que lo que necesita es tal o cual cosa. La tarea del coach es elaborar un plan concreto, con acciones precisas que el profesional pueda llevar a cabo y cumplir bien su trabajo.
Recapitulación:
En el Acto I: Mi amigo el coach: La trampa de la simpatía, destacábamos el enorme daño que puede causar un coach que al realizar sus tareas ponga un énfasis desproporcionado en fomentar una relación cordial con el profesional a quien intenta ayudar, a expensas de la sinceridad y firmeza necesarias en el proceso.
Esta falla radical en el enfoque y prioridades necesarias para un efectivo proceso de coaching es más frecuente y dañina de lo que se puede suponer. Al evitar los puntos realmente sensibles del
profesional o menospreciar sus efectos negativos, se expone a éste a permanecer ignorante sobre la necesidad de mejorar, o incluso a autoconvencerse de que ciertas actitudes contraproducentes son en realidad correctas, y que son “los demás” los que tienen que cambiar.
De todas formas, esta no es la única trampa que se esconde en el proceso de coaching.
Acto II, La trampa de las frases hechas
Articulo Completo................................. La Maldición del Coach Light: Acto II
Por: Raúl Lagomarsino
Fuente: Revista IEEM

No hay comentarios:

Publicar un comentario