domingo, 31 de enero de 2010

LA DECISIÓN DE ANNE: ELEGIR SIN CONTAR CON EL EMPLEADO

Con un argumento muy humano, esta película plantea el dilema de promover cambios en las condiciones de los profesionales sin contar con sus motivaciones.
Basada en la novela de Jodi Picoult, My Sister’s Keeper, la trama de La decisión de Anne, se centra en el dilema de los padres de Kate, una niña con leucemia, y su decisión de darle una hermana –Anne– para salvarle la vida.
A lo largo de su joven existencia, Anne pasa por diversos procedimientos médicos y estancias en el hospital para ayudar a su hermana. Pero a los 11 años de edad y ante la amenaza de tener que transferirle un riñón decide contratar un abogado y demandar a sus padres para buscar la emancipación médica. A partir de entonces surge un difícil escenario de relaciones, en el que avanza el proceso legal que divide a la familia y donde se deja el débil cuerpo de Kate en manos del destino.
Dilema profesional¿Qué sucede si una compañía toma decisiones de carrera profesional sobre personas sin tener en cuenta sus intereses? Cuando la organización quiere promover al profesional a posiciones de mayor responsabilidad, el conflicto puede surgir si éste no desea progresar. Los empleados tienen diversos motivos de poder, afiliación o logro que condicionan sus comportamientos. También pueden tener diferentes intereses de progresión.
El potencial de crecimiento de un ejecutivo depende de su rendimiento y de su potencial de crecimiento, pero también, de sus motivaciones e interés profesional. El empleado que progresa es aquel que muestra una clara motivación por crecer en una dirección concreta, y la inversión destinada a su desarrollo sólo es rentable si además de asegurarse un alto rendimiento, el profesional muestra ese interés y compromiso. Pero, promocionarle para ejercer responsabilidades que considere lesivas tiene consecuencias negativas en su motivación y compromiso. La persona es un ser libre que debe conocer las razones del cambio y tener la oportunidad de opinar sobre sus sentimientos, sobre todo cuando las consecuencias suponen una perdida notable, como en el caso de Anne al tener que ceder un riñón a su hermana. Medir las implicaciones y ser transparente en los procesos de cambio forma parte de la responsabilidad moral del empresario.
Otro papel interesante del filme es el del abogado de Anne. Ahora ha surgido el career mentoring, una nueva modalidad de asesoramiento para el apoyo a los profesionales que se encuentran cerca del cambio. El objetivo de esta figura es prever y anticipar el final de una etapa y reducir los costes legales y emocionales que estos procesos pueden suponer para la empresa y para el directivo; llegando, en su caso, a representarle. Ésta es la labor que ejerce el letrado: como si fuera un coach ejecutivo indaga en las razones íntimas que mueven a un profesional sobre sus motivaciones para tomar una decisión drástica; y, luego le hace consciente de las consecuencias que para él y el entorno puede tener la misma.
Por: Antonio Peñalver
Fuentes: Cine de Gestión, E&E

No hay comentarios:

Publicar un comentario