Cargando...

sábado, 16 de enero de 2010

EN BUSCA DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD LABORAL

votar
Los profesionales de más de 45 años están entre los más perjudicados por la crisis económica. No es tarea fácil conseguir un empleo, pero la experiencia adquirida y algunos valores propios de este colectivo, como el liderazgo o la madurez, juegan a su favor.
Mediante despido, expediente de regulación de empleo o término de contrato. Alguno de estos mecanismos han llevado a la cola del paro a 1.320.614 personas mayores de 45 años, desempleados en ese rango de edad registrados a fecha de diciembre de 2009, según la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett). Un colectivo que se ha visto muy dañado por las consecuencias que está teniendo la crisis económica en el mercado de trabajo y que ahora se encuentra en la tesitura de volver al mundo laboral, después de haber permanecido un largo periodo en la misma empresa.
Encontrar un nuevo puesto de trabajo no es fácil en estos momentos, pero para los mayores de 45 años la búsqueda de empleo se hace más ardua debido a la edad: son muchas las compañías que contratan a jóvenes y, además, llevan a cabo planes de prejubilación. Sin embargo, estos profesionales cuentan con ventajas y alternativas para conseguir una segunda oportunidad laboral.
EmprenderLos expertos coinciden en que poner en marcha un negocio es una solución adecuada al desempleo para este colectivo. "Las compañías reducen costes, pero existen funciones que tienen que seguir haciendo y que ahora subcontratan. Por eso, colocarse por cuenta propia puede ser una alternativa interesante, porque para la empresa contratar estos servicios es más barato, y el profesional trabaja en un campo conocido y aprovecha la experiencia adquirida", explica Pilar Jericó, socia de Innopersonas.
De la misma opinión es Cristina Simón, decana de Psicología de IE University: "Hay una oleada de emprendedores. Es un trabajo más flexible, pero menos seguro, que sirve para volcar toda la trayectoria laboral anterior y que permite utilizar la red de contactos". En este sentido, Simón destaca que son numerosos los senior que han elegido el campo de la consultoría y de la asesoría. "Incluso muchos profesionales que han sido prejubilados continúan ligados a sus antiguas organizaciones como asesores", añade la decana de IE University.
Si se opta por el trabajo por cuenta ajena, María Ángeles Tejada, directora de especialidades de Randstad, aconseja que en la búsqueda de empleo se tengan en cuenta tres aspectos: "La experiencia laboral anterior, incluyendo las habilidades; el conocimiento específico del sector y las competencias exigibles al puesto que se busca, y la información del mercado y las condiciones que tienen los que están trabajando en posiciones similares". Por su parte, Francisco Mesonero, director de RSC de Grupo Adecco, recomienda "que se acuda a empresas de recursos humanos especializadas en sectores de actividad donde las ofertas se ajustan al perfil".
A la hora de redactar el currículo, la Fundación Adecco establece que se intente ser breve y conciso, que la formación y la experiencia laboral aparezca en orden cronológico inverso y que se destaque la trayectoria profesional y los cursos al principio. Y especialmente se debe señalar la experiencia adquirida: una de las mayores ventajas con las que juegan estos profesionales. "Para despertar el interés del contratador hay que saber venderse conociendo la propia trayectoria, las destrezas, los puntos fuertes y las áreas en las que es posible mejorar", recomienda Emilio Solís, director general de Ray Human Capital.
Simón expone que "un senior se debe apoyar en lo que un junior no puede ofrecer, como es el liderazgo, la gestión de equipos o una buena red de contactos, porque en el momento en que la empresa tenga que elegir entre dos personas que sepan hacer lo mismo, escogerá a la más barata, es decir, a la joven". En este sentido, Mesonero destaca la madurez, la constancia y el afán de superación como las competencias que tienen que potenciar estos perfiles. Por su parte, Jericó expone que "si la empresa contrata en función de habilidades, una persona de más de 40 años es la adecuada. Gracias a su edad ya ha vivido situaciones difíciles, como la actual, con las que ha aprendido cómo actuar, a tomar decisiones y a no repetir errores".
Pero también la experiencia tiene su cruz. "Una debilidad que suele achacarse a las personas de amplia trayectoria es su menor predisposición al cambio", apunta Solís. La rigidez y la no adecuación a las circunstancias están penalizadas por las organizaciones, que actualmente buscan personas dinámicas, creativas, flexibles y proactivas.
El salario también puede convertirse en un problema que resta oportunidades, porque estos perfiles exigen cierto nivel retributivo. El director general de Ray Human Capital recomienda que "el profesional se muestre abierto en la negociación, que se fije una banda salarial acorde con su valía y experiencia, pero adaptada a la situación económica. También es necesario ser creativo y proponer fórmulas que permitan recuperar el nivel salarial".
Por: Beatriz Elías
Fuente: Expansión y Empleo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada