Cargando...

miércoles, 20 de enero de 2010

CÓMO PERDER ESTÚPIDAMENTE A UN COLABORADOR LEAL

Los colaboradores leales son personas lúcidas, con empuje, nobles, pero no siempre son valorados en su capacidad sanamente crítica y “premiados” por sus aportaciones
EL TÍTULO SUENA CASI CÍNICO, pero la realidad es peor. Y no es una ponderación tremendista. Es sencillamente la generalización de tantas “historias” que escucho a raíz de muchas conversaciones con un cariz de consulta que puedo tener con un muestreo representativo de lo que ocurre en tantas empresas. Afortunadamente, no sólo ocurre esto: también son muchos los colaboradores leales que son escuchados, tenidos en cuenta, valorados en su capacidad sanamente crítica, y que son “premiados” por sus aportaciones, aunque no siempre a ellos les resulte agradable tener que decir algunas verdades que duelen a todos, especialmente a los directivos a los que están subordinados. Pero volviendo a los primeros, suelen ser personas lúcidas, con empuje, con una gran capacidad de compromiso, entusiastas, no calculadores, directos, nobles… leales. Por ese entusiasmo y esa capacidad de compromiso suelen ganarse rápidamente la simpatía de sus directivos que, además, se sienten con las espaldas bien cubiertas: son colaboradores leales.
Ahora bien, por la lealtad que tienen, son más amigos de la verdad que de Platón, como se suele decir aludiendo a un comentario que se pone en boca de Aristóteles, su discípulo más brillante. Y cuando detectan algo que les parece que no va bien en la empresa, lo dicen directamente al directivo de quien dependen, aunque le tengan una enorme admiración –mejor dicho, precisamente porque le tienen una admiración que no se entiende sin un profundo afecto y no se permitirían funcionar dentro
de esa área de la empresa con un doble discurso entre lo que piensan y lo que dicen–. Las personas tenemos una sensibilidad certera para detectar cuándo nos escuchan y cuando se limitan a dejarnos hablar. Y cuando nos sentimos escuchados las cosas funcionan cada vez mejor...
Articulo Completo..................... Cómo perder estúpidamente a un colaborador leal
Por: Juan José García
Fuente: Revista IEEM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada