Cargando...

martes, 12 de enero de 2010

BLAS CALZADA: HAY QUE QUITAR A LOS POLÍTICOS IDEÓLOGOS Y DEJAR PASO A LOS EJECUTIVOS

Según Blas Calzada, en este año que acaba de comenzar seguiremos la huella económica de 2009. Apunta que aún queda mucho por hacer porque mientras familias y empresas han disminuido sus deudas, el Estado las ha aumentado y en una cantidad muy importante, y además está financiada en parte por el sistema del Banco Central Europeo de dar dinero a todo lo que haga falta. «Tendremos que devolverlo» -advierte-. En su opinión, los problemas más graves serán de tipo financiero porque los bancos centrales dejarán de dar dinero «ad líbitum», las subastas a un año reducirán sus plazos al tiempo que aumentarán las garantías. «Las limitaciones para la banca serán un hecho y los créditos estarán mal también, por lo que la inversión a base de crédito tendrá problemas».
¿Tendremos datos positivos?
Algunas empresas que se han ajustado a esta difícil situación, y las que estaban bien, continuarán estándolo. Además, si de verdad crece la economía europea nos vendrá muy bien porque nos permitirá exportar algo más y disminuir el endeudamiento exterior. No creo en el crecimiento rápido de la economía de la UE, pero si no tenemos reducciones, ya es algo. Mientras tanto, habrá un incremento menos abrupto del paro, pero incremento, y una desilusión de toda una generación, lo que supone un cambio social muy grave.
¿Qué implica ese cambio social?
Que tenemos el 40% de los menores de 35 años en paro y eso significa perder una generación entera.
¿Estamos a tiempo de recuperarla? ¿De qué manera?
Realizando un esfuerzo grandísimo en inversión, que no se ha hecho, con medidas que puedan rendir inmediatamente. El Plan E de los ayuntamientos, por ejemplo, aumentó un poco el empleo, pero no ha durado, y el endeudamiento creado no se puede pagar si no es gravando más la economía productiva. Con los jóvenes, por tanto, lo que hay que hacer es aprovechar su formación, porque me temo que los parados de cierta edad están perdidos y no encontrarán empleo. Si los chicos de 30 años no encuentran empleo tendremos un problema en la economía, pero sobre todo en el país. El panorama, en este sentido no es muy alentador. Hay que cambiar lo que haga falta.
¿Empezando por una reforma laboral?
Es absolutamente imprescindible por una razón importantísima y es que las empresas puedan dar formación a su personal sin tener miedo al coste del despido. Se trata de que las compañías puedan contratar de manera indefinida para que den formación a su gente porque si se hace un contrato de seis meses, un empresario no invertirá en formación porque no tiene sentido, no es rentable. Es lo que ha pasado hasta ahora.
En su último libro «La encrucijada económica de España» -escrito junto a su hijo Juan Pablo- asegura que al principio de la crisis se perdieron unos meses preciosos para hacer reformas y que luego no se hicieron en el camino correcto, ¿quién nos va a sacar de esta encrucijada? Esa es la cuestión. No se puede dejar este tema en manos sólo de los políticos.
¿De quién depende entonces? Lo que no hagamos nosotros mismos por nosotros no lo va a hacer nadie. Hay una élite estupenda en España que está apagada y no sé por qué. Hay empresarios, economistas, físicos, investigadores... que tienen mucho que aportar a este país. Debe cambiar el pensamiento para que esto sea posible.
¿No resulta una utopía que ahora dejen de actuar los políticos?
Yo no digo que dejen de actuar, sino que quiten a los políticos que no actúan. Hay que quitar a los ideólogos para dejar paso a los políticos que sean ejecutivos. Ahora lo que debemos hacer es funcionar como el país desarrollado que somos porque los gobiernos en política económica lo que han hecho es copiar a los de al lado y ahora ya somos europeos y no vale copiar, tenemos que tener nuestra propia política económica y combinarla con el mundo, para que no quede al fondo y se hunda.
No obstante, todo apunta a que cuando acabe la Presidencia Europea, Zapatero cambiará a sus actuales ministros por otros de cara a las próximas elecciones. ¿Es una nueva oportunidad para nuestra economía?
Conozco a personas muy válidas y eficaces, pero no irían con Zapatero a ninguna parte porque el presidente tiene sus propias ideas, que son las que no funcionan, y, además, no permite que se haga nada. ¿Qué sentido tiene que ahora llame a Pedro Solbes otra vez para acompañarle a la Presidencia Europea? ¿Por qué no le dejó hacer las cosas en su momento -si es que Solbes tenía las soluciones- y ahora se apoya en él? Parece una broma más.
Como actual presidente del Paque de Innovación de La Salle Madrid, ¿confía usted en la Ley de Sostenibilidad para fomentar la innovación?
Yo apuesto por la innovación porque sino un país desarrollado no puede avanzar. Pero no sólo en innovación tradicional, hay muchas empresas que están al límite del conocimiento. Existe un sistema de incentivar la innovación que no cuesta gran cosa y que consistiría en decir que si una persona hace cosas nuevas corre bastante riesgo, con lo que puede perder, pero hay que tener en cuenta que también tiene mucho que ganar. Vamos a quitar ese riesgo; en vez de incentivar a la empresa cuando funciona en su quehacer, en su cuenta de resultados, vamos a incentivar para que se invierta en ese proyecto. Ahora necesitamos una puesta a punto y para ello es necesario relacionar a las empresas con las universidades y centros de investigación que hasta la fecha están muy separados, cada uno por su lado. Hay que cambiar de actitud y confiar en la gente, que hay y muy buena, en estas instituciones.
¿Considera que es un buen momento ahora para arriesgar y emprender nuevos negocios?
Sí, evidentemente es un buenísimo momento para emprender porque si hay recuperación económica en el mundo, las empresas que nazcan ahora ya estarán en rodaje. Además, las empresas ahora ya no pueden emprender sólo para España, hay que hacerlo para el resto del mundo.
¿Una apuesta muy fuerte para unos momentos complicados?
La innovación que no tenga en cuenta una dimensión mundial no está llamada a triunfar. Nosotros tenemos emprendedores en el Parque de Innovación que al crear sus empresas ya nacen como multinacionales gracias a las redes sociales, que les permiten desarrollar producto en un país, vender en otro... Los emprendedores de hoy saben que para tener éxito hay que funcionar así, pero no obstante, aún hay quienes optan por crear sus propios negocios pensando que no van a vender nunca en España. Los nuevos métodos y redes sociales facilitan en gran medida el traspaso de fronteras hacia otros mercados con gran porvenir.
¿Cómo influye la innovación al cambio de modelo productivo?
El modelo productivo lo tienen que determinar las empresas, que lo diga el Gobierno es una tontería. En España necesitamos más industria, puesto que nos hemos dejado mucha industria por el camino porque estamos muy volcados en los servicios y en la construcción, ahora gravemente perjudicados, tal y como demuestran las cifras del paro. La industria debe tener un nivel tecnológico y una red de producción adecuados. Eso lo deciden las empresas, no el Estado, y menos con el Gobierno que tenemos. El modelo productivo se va a cambiar solo, lo que tenemos que poner son las mimbres para que pueda cambiar adecuadamente. Tenemos un problema agrícola muy serio y la agricultura es muy importante en nuestro país para que su comercio funcione adecuadamente y, además, hay que poner mucho énfasis en la industria y en el sector servicios. No hay tiempo que perder y ahora menos que nunca. Lo curioso es que este cambio que se veía venir desde 2003, no lo hayan visto nunca los ministros de Economía. Es más, hay una oficina económica del Gobierno y tampoco se ha dado cuenta de que esto ocurriría. No lo entiendo, la verdad. La mayoría de los economistas del país lo anunciaban, ¿por qué no se les ha hecho caso? Tampoco entiendo al país por lo que se deja hacer. Desde los últimos 50 años hemos tenido un éxito total respecto al mundo y hemos ganado posiciones con respecto a Estados Unidos, ¿qué está pasando ahora? Ya no podemos copiar, es hora de pensar.
Coyuntura económica
«Siempre es recomendable invertir en Bolsa» ¿Le ha sorprendido el comportamiento de la Bolsa durante el año pasado?
Nada. En 2009 sufrió mucho porque el peso de nuestras empresas punteras en el índice es muy grande y nos trataron desde el exterior como si fuéramos cualquier otro sitio y a los bancos como si nos fuera a suceder como con Lehman Brothers. En primavera estaba muy deprimida y ahora se ha puesto a su nivel con un tipo de interés del 1%.
¿Es recomendable invertir ahora en Bolsa?
Es recomendable invertir en Bolsa siempre. Lo que sucede es que hay que ir con cuidado porque la economía puede cambiar mucho aún.
«Hay que quitar a los políticos ideólogos y dejar paso a los ejecutivos»
«Es un buen momento para emprender negocios»
Por: Laura Peraita
Fuente: ABC / Entrevista

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada