domingo, 22 de noviembre de 2009

TERCERIZACIÓN ¿SIN LIMITES?

Algunas empresas se desprenden de procesos sistemáticos que no hacen al corazón de su negocio; otras tercerizan hasta la médula de la estrategia, y asumen los riesgos de esa fragmentación. Si deciden no externalizar ninguna actividad, derrochan eficiencia, pero si tercerizan todo, lo que pierden es el control sobre las partes. ¿Cuál es el límite de lo delegable?
Como una interminable autopista de información por la cual circulan millones de datos, bienes y partes de productos, como un árbol que se ramifica, así es como crecen en eficiencia las empresas modernas: fortalecen su centro y se desprenden de ciertos procesos productivos, que encargan a proveedores externos. Tejen redes de relaciones entre los nodos de producción para no perder el control y vigilar su funcionamiento. Pero, a veces, el sistema falla con consecuencias imprevisibles. Quien asume el desafío de tercerizar conoce −¿conoce?− los beneficios y los dolores de cabeza que esta maniobra puede traerle. ¿Cómo hacer para conservar la unidad cuando la empresa se desintegra? ¿En qué casos conviene encomendar las actividades a otro y cuándo es preferible retomar el mando?
Por necesidad o por moda Antes de la Segunda Guerra Mundial, los productores controlaban todos los aspectos de los bienes que salían de sus fábricas. Cuarenta años después, ya era raro que una empresa manejara la producción completamente por su cuenta, sino que se había comenzado a descentralizar gran parte de las actividades, a partir de un reconocimiento básico: la compañía nunca será realmente productiva en todo lo que haga.
Este proceso de outsourcing nació a fines de los ´80, cuando un fenómeno de recesión mundial impulsó a las empresas a recortar los costos y a perseguir la eficiencia. De la coyuntura surgió la tercerización como un remedio que, además de aumentar la especialización, reducía los costos internos; más tarde serían la Globalización, la competencia feroz y la vorágine tecnológica las responsables de expandir esta técnica, que nació como una necesidad y que en los ´90 se volvió una moda.
Articulo completo...................... Tercerización ¿Sin Limites?
Fuente: IAE

No hay comentarios:

Publicar un comentario