martes, 17 de noviembre de 2009

MERCADONA SE APRETA EL CINTURÓN. LA FINA LINEA ROJA ENTRE AHORRO DE COSTE Y EL NIVEL DE SERVICIO

Es importante aclarar que solo se puede aprender de las empresas que arriesgan y que buscan adaptarse a las circunstancias, Mercadona es una de ellas, empresa que sorprende y que desafía las reglas establecidas.
Pareciese que El Mundo de los Negocios, criticase las acciones de Mercadona, muy por el contrario, el único fin de este blog es el de analizar las estrategias, Liderazgo y gestión de las empresas, seguir los modelos de negocio y dar una opinión en el difícil arte de mover y ganar dinero.
Hoy solo comentar, la difícil tarea de realizar esfuerzos con el fin de aumentar las ventas, con una caída brutal de la demanda que en "Guerra de precios" lo único que consigue es el desgaste y aumento de costes.
Después de darse cuenta que la vía de ahorro de costes, manteniendo las ventas aumenta circunstancialmente los beneficios, es lo que ha gestionado Mercadona. La pregunta del millón, ¿Hasta cuanto se puede ahorrar costes?, cartón más fino, plástico más fino, apretar a los interproveedores, a los transportistas, rediseño de la distribución hasta conseguir la optimización de la red, etc,etc.
hace muchos años, Martín Christopher, desafió a Porter y marcó como las empresas debian reorientarse en aumentar las ventas creando valor y al mismo tiempo reducir los costes, clave para la consecución y generación de ventajas competitivas.
Será esto lo que está haciendo Mercadona, según el articulo sí, pero con un leve desface, primero ha reducido referencias, ha potenciado las referencias con alta rotación y al no conseguir el aumento del Revenue (Facturación), se lanzó por el plan de ahorro de costes. Aquí está la clave, ¿Hasta donde apretarnos el cinturón sin afectar el nivel de servicio?
Cuando redujeron referencias de Las marcas de fabricantes, dieron un paso atrás porque los clientes reaccionaron y avisaron que habían pasado la fina linea roja. En los planes de ahorros de costes la primera linea se toca con los interproveedores (Como denomina Mercadona a los fabricantes de sus marcas blancas), ellos chillan pero es lo que hay. y al evaluar las incidencias de todas las 600 modificaciones que "no aportaban valor" y que impactaban en el coste. lo sufrirán las tiendas y los consumidores.
El Mundo de los Negocios.
Fuente: Cinco Días
Mercadona ahorra 410 millones con cambios en la producción de sus marcas
Mercadona se ha apretado el cinturón en lo que va de año y, junto a sus interproveedores, ha modificado más de 600 productos para ahorrar costes que considera superfluos. Por ejemplo, ha reducido el grosor de las botellas de plástico. Estos cambios han permitido unos ahorros de más de 410 millones de euros.
La limpieza tiene que empezar desde dentro. El grupo de supermercados valenciano Mercadona ha puesto en marcha en los últimos meses un plan de ahorro de costes con el que tomar aire ante la actual evolución del consumo. "Vimos que ésta no era una crisis externa, sino interna", aseguraba hace unos días su presidente, Juan Roig. "Nos lo habíamos creído, el primer paso fue reconocer que el crecimiento de ventas y beneficio se había acabado y teníamos que reinventarnos", apuntaba.
Una reinvención que ya ha empezado a dar frutos. La búsqueda de ahorros de costes de Mercadona se ha saldado en los diez primeros meses del año con un balance positivo por valor de, aproximadamente, 410 millones de euros.
Aunque no todos los beneficios de estas medidas han ido a parar a Mercadona, ya que son sus interproveedores (las empresas que fabrican su marca blanca) los que han tenido que reajustar sus procesos productivos para poder reducir costes.
Dentro de este proceso de reducción de gastos que distribuidor y fabricantes han considerado superfluos -a los que antes de la crisis no se les daba tanta relevancia- se incluye por ejemplo la eliminación del satinado de los envases de leche. Un cambio que parece insignificante, pero que ha aportado cerca de 2,6 millones de euros. Otro cambio ha sido la supresión de las serigrafías de las latas de conservas, en favor de etiquetas de papel, lo que ha permitido al grupo conseguir otro millón y medio de euros. En total, alrededor de 600 modificaciones que no aportaban valor pero encarecían el precio final. De esta forma, sólo con los cambios en los envases de plástico, el ahorro ha sido de 30 millones de euros, en cartón otros seis y en tinta más de dos millones.
"En estos meses, la empresa ha estado revisando sus procesos y sus productos para lograr optimizarlos, incrementar su competitividad y repercutir las mejoras en la reducción de los precios de venta al público y hacer más sostenible su actividad", aseguran desde Mercadona. Y es que en tiempo de vacas flacas es el momento de apretarse el cinturón para poder tener precios más bajos que la competencia. De hecho, Mercadona ya ha asumido cómo la guerra de precios en la que están inmersos tanto súper e hipermercados se saldará este año con una caída de su beneficio de, aproximadamente, el 50%. Ya en el pasado ejercicio, la cadena valenciana vio cómo se resentía su rentabilidad, aunque mucho menos. En concreto, su resultado se redujo un 5%, hasta 320 millones. Acercar fábricas al centro logístico
Los planes de búsqueda de ahorros en la producción para poder mantener los precios bajos va más allá de los envases. También el transporte y la logística se han visto inmersos en los planes de Mercadona. El grupo señala, por ejemplo, que ha acercado algunas de las fábricas de sus interproveedores a sus bloques logísticos. Una medida con la que reduce tanto los plazos de distribución como los costes que ésta conlleva.
Con esta medida, el resultado de la cadena de supermercado ha engordado en unos 10 millones de euros. Prácticamente, ninguna de las divisiones se ha librado de esta medida. Desde los proveedores de leche, a los de té, pasando por los cereales o la cosmética, se han replanteado el modo de producción y seguir así en la nómina de la compañía valenciana.
Algunos cambios también han llegado a las tiendas, ya que hace unos meses sus súper vuelven a vender fruta y verdura a granel, eliminando así las bandejas, alrededor de 1.900 toneladas de plástico que suponían un coste de 175 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario