lunes, 9 de noviembre de 2009

FREELANCE

"Cada día me convenzo más que trabajar solo es la solución a todos los problemas"
Son los trabajadores del futuro, profesionales muy preparados que ponen a disposición de distintas empresas su talento por un período de tiempo. Trabajar por objetivos concretos, con un precio cerrado y la flexibilidad son algunas de las ventajas de esta modalidad laboral a la que ahora se están sumando directivos con experiencia a través del 'interim management'.
Nadie ha inventado nada cuando decide trabajar por su cuenta y sacar partido de su experiencia poniendo a disposición de otros su talento y su valía. En los últimos tres años son muchos los directivos que, por una u otra razón, han optado por esta modalidad laboral. Una cifra bastante llamativa es la que maneja EIM, una firma de interim management, que asegura que en el último lustro se ha quintuplicado el número de profesionales que están interesados en participar en un proyecto de manera puntual. "Si antes recibíamos una media de un currículo a la semana, ahora son cinco. Pero además ha contribuido a este aumento la demanda de las propias empresas, que ya empiezan a confiar en los profesionales independientes para realizar proyectos de forma puntual", explica Óscar Perreau de Pinninck, socio director de EIM-España.
El interim management es una herramienta orientada a gestionar fases críticas, una solución rápida similar a un outsourcing de la gestión. La empresa de interim actúa como intermediaria entre la compañía cliente y el ejecutivo interino que se implica en el proyecto durante un período de tiempo limitado para cumplir unos objetivos concretos. Antonio Rico es uno de los profesionales que se ha apuntado a esta tendencia. Director general de tres grandes firmas comenzó a ejercer como freelance hace tres años. "Estaba cansado de trabajar para multinacionales en las que cualquier toma de decisiones suponía enfrentarse a una batalla de trámites burocráticos. Estaba harto de perder mi tiempo de forma innecesaria.
Trabajar por proyectos obliga a decidir rápidamente y a tomar partido", explica Rico, quien reconoce que la capacidad de análisis de la situación y haber navegado en entornos cambiantes es clave para acometer estos proyectos en tiempo récord.
Perreau justifica también el aumento de la demanda de ejecutivos interinos en la preferencia del cliente: "Valoran de estos empleados su independencia, su libertad de acción y, sobre todo, su objetividad. La experiencia de varios años y la visión global es una garantía".
Directivos y técnicos
Al margen del interim, otras compañías recurren a los freelance para otro tipo de funciones que ya son habituales. Joaquín Sabaté, director general de Ediciones Urano, reconoce que acuden a este colectivo de profesionales para cubrir determinadas parcelas para las que no disponen empleados dentro de la casa: "Cada momento requiere de nuevos talentos y con los trabajadores independientes podemos suplir nuestras necesidades como empresa, manteniendo una estructura reducida y poco pesada para afrontar cualquier reto". En el caso de la editorial, el abanico de los perfiles profesionales que seleccionan es amplio. "Desde filólogos a expertos en determinados programas informáticos, y sus edades pueden estar comprendidas entre los 25 y los 80 años para profesionales con gran experiencia. Lo que importa es su formación y veteranía en un área determinada", destaca Sabaté.
Ya sean directivos o profesionales liberales, los freelance ocupan un lugar importante en el mercado laboral con clara vocación de permanencia. Anna Quintero es la responsable de comunicación de Infolancer.net, un portal especializado en ofertas de empleo para freelance. Comenta que la demanda de las empresas que buscan profesionales independientes va en aumento. Este sitio, que nació hace año y medio como una spinoff de Infojobs, cuenta con 32.183 candidatos, una cifra que crece a un ritmo aproximado de 80 nuevos candidatos diarios. Allí también se puede encontrar una amplia oferta de empresas que demandan sus servicios: 676 esta semana. Aunque está abierto a todo tipo de perfiles, la mayoría de las ofertas son para diseñadores gráficos, programadores, webmaster y traductores.
También los centros de negocios han notado un incremento de clientes, sobre todo en la parte de servicios de oficina virtual a través del cual el profesional puede disponer de un número de teléfono de uso exclusivo, disponer de unas horas de despacho y una dirección postal. "Normalmente son consultores de selección de personal o financieros", explica Eduardo Salsamendi, presidente de la Asociación Española de Centros de Negocio.
A la vista de estos datos, trabajar por cuenta propia parece ser el futuro. No obstante, existen ciertas barreras que frenan su consolidación en el mercado laboral. Una de ellas es la que identifica Euprepio Padula, presidente de Padula & Partners: la desconfianza. "En España algunas empresas no se fían de la calidad del servicio que pueda prestar un profesional independiente, algo muy habitual en países como Italia, que recurre de forma habitual al interim. En ocasiones funcionan con una red comercial compuesta por agentes. En el futuro se necesitarán más profesionales de este tipo, es cuestión de tiempo". Muchos de los consultores que trabajan en firmas de prestigio son freelance, pero pocas se atreven a reconocerlo por miedo a despertar el escepticismo en sus clientes.
Las oportunidades
Componen este colectivo personas que siempre quisieron desarrollar su actividad como freelance y aquellos que por motivos forzosos debe trabajar por cuenta propia a la espera de una oportunidad. Otros abandonaron un desarrollo profesional en alguna gran multinacional para darle un nuevo enfoque o ganar en calidad de vida. Este último es el caso de Susan Stewart. Trabajaba como secretaria del departamento literario en Ediciones Urano y, mientras desempeñaba estas funciones, dedicaba sus ratos libres a estudiar el funcionamiento de las bases de datos y los portales internos para empleados. Poco a poco comenzó a desarrollar una aplicación de este tipo para la firma y en 2005 decidió trabajar plenamente en el desarrollo de esta intranet. Tras un acuerdo de colaboración con la compañía rescindió su contrato y comenzó a trabajar por su cuenta, pero sólo para esta firma. Desde entonces, Susan es la responsable de la intranet de Ediciones Urano y sigue apostando por esta libertad, pero considera que es un arma de doble filo: "Sin autodisciplina acabas trabajando a deshoras".
Por su parte, Antonio Rico reconoce que la flexibilidad laboral no siempre es posible. "Durante los diecinueve meses de uno de mis últimos proyectos disfruté cinco días de vacaciones. La necesidad te obliga y es importante motivar con el ejemplo", explica. Aunque afirma que no piensa abandonar esta forma de trabajo: "Es más enriquecedor. Conseguir enderezar una compañía es una satisfacción que no tiene precio".
El prestigio
Existe un entorno en el que los freelance aportan un valor añadido imprescindible: las escuelas de negocio. El IESE contrata puntualmente profesores de reconocido prestigio internacional para impartir cursos o seminarios en su centro. En 2008 contó con la participación de dos profesores de universidades de Estados Unidos. "Por su currículo y experiencia, consideramos que podrían aportar valor a los alumnos y colaboradores del centro", afirma Federico Sabria, director de personal científico del IESE.
El IE Business School apuesta por este equipo docente. Este curso académico contará con la colaboración de 520 profesores independientes (visitantes o asociados), 72 de ellos procedentes de universidades extranjeras. Luis Solís, vicedecano de esta escuela de negocios, asegura que son un referente en su ámbito con los que el centro asume además un compromiso de formación y desarrollo profesional. En los últimos dos años 209 nuevos profesores independientes se han incorporado a la escuela.
Por: Ángela Méndez y Montse Mateos
Fuente: Expansión y empleo

No hay comentarios:

Publicar un comentario