viernes, 30 de octubre de 2009

COMO PERFECCIONAR LA VENTA DE UNO MISMO

Está en el ascensor con el gerente de reclutamiento de la corporación de trabajos de Ensueño. Cuando se cierra el ascensor siente una combinación de adrenalina y algo de náusea: tiene 15 segundos, o menos, para comunicar convincentemente su valor cómo empleado potencial: sólo 15 segundos para abarcar un currículum de trabajo y logros, trasnochadas y éxitos. Hay tantas cosas que quiere decir pero su mensaje tiene que ser claro, corto y preciso. Si se maneja bien en esta situación, será el miembro más nuevo del equipo de Trabajos de Ensueño. Échelo a perder y estará de vuelta a revisando las listas de empleos en Monster.com. ¿Qué es lo que se supone que tiene que decir?

Cinco puntos clave sobre lo que debe saber y hacer para que su “venta rápida” sea exitosa:

- Ensaye, ensaye, ensaye. Muy pocas personas tienen el poder de oratoria para hacer un discurso convincente en 15 segundos que abarque toda su vida profesional, al instante y bajo presión. Practique su discurso 100 veces, literalmente. Conózcalo, siéntase cómodo con él, sea capaz de adaptarlo efectivamente para distintas audiencias. Ensaye su lenguaje corporal: ¿Cómo dará el discurso mientras esté sentado o caminando por un corredor? ¿Cómo se diferenciará cuando habla por teléfono versus cuando sea en persona?

-Enfóquese en el impacto que puede crear. Hace dos semanas, un programa de TV transmitió una parte de una feria de trabajadores administrativos. Una de las entrevistadas, una secretaria despedida de Wall Street, miró directamente a la cámara y dijo, con total convicción: "Yo puedo hacer brillar a mi jefe". Yo la contrataría inmediatamente. ¿Quién no quiere brillar? Cuando usted describe el impacto que causa y puede seguir causando, suena mucho más convincente que cuando habla acerca de sus años de experiencia.

-Deje de lado sus creencias culturales. A la mayoría nos han enseñado –nuestros padres, profesores o contextos corporativos orientados al trabajo en equipo– a no echarnos flores y a usar "nosotros" en vez de "yo". La venta rápida tiene que ver con el “yo”. Debe sentirse cómodo fanfarroneando acerca de sus contribuciones (con elegancia, eso sí).

- Hable lento y con firmeza. Sea por nervios o el deseo de meter mucha información en poco tiempo, las personas tienden a hablar de forma muy acelerada cuando dan sus discursos en una venta rápida. Esto es extremadamente desconcertante para un posible empleador. Hable a un paso que muestre su tranquilidad y confianza en sí mismo. Usted quiere que piensen que es reflexivo y enfocado, no cualquier loco hablando idioteces.

- Vea al mundo como un ascensor. Demasiadas personas que buscan trabajo guardan sus discursos rápidos para ferias de trabajo o entrevistas. Con eso no basta. Haga su discurso rápido en todos lados: reuniones familiares, en la sala de espera del dentista, a la hora del té y en su iglesia o templo. Uno nunca sabe dónde va a encontrar su próximo trabajo.

¿Cómo es su discurso rápido para posibles empleadores? ¿Qué consejos tiene usted para otras personas que hacen lo mismo? ¿Qué funciona— y que no?

Blog de DAISY WADEMAN DOWLING

Fuente: Hbral

No hay comentarios:

Publicar un comentario