viernes, 21 de agosto de 2009

La prensa de pago murió el siglo pasado, por no cuidar a su punto de venta, el kiosko.

En los negocios, no solo hay que medir las unidades de venta, la rentabilidad y los costes. también hay que escuchar lo que quiere el mercado, y sobre todo el que tiene el contacto con el (El Kioskero), estar de espaldas y verlo como un enemigo que no vende mi cabecera, ha condenado a perder el interés y solo ver a la prensa como un producto más que le aumenta rotación para que pique los otros productos que se vieron obligados a introducir.
Quien no tiene un amigo Kiosquero. En cada esquina del mundo hay uno, esos héroes que han tenido que evolucionar como huerfanos, abandonados por sus representantes (La prensa). Han vivido como niños de la calle, han tenido que asistir a una Escuela de la vida para poder gestionar las 2000 referencias, promociones, cupones, catálogos, reciclado de cartones, plástico, Etc. y en un espacio infrahumano controlar el flujo de los materiales de su cadena de suministro.
Si La prensa hubiese cuidado al eslabón más importante de su cadena , lo hubiese integrado de tal forma que generaría sinergia a cambio de una información extendida de la audiencia.
Mi amigo el Kioskero ha tenido que aprender de aprovisionamiento, rotación, cobertura, ABC de productos , ciclo de productos, logística inversa, marketing etc, etc. han tenido que abrir nuevas lineas de negocio, Textil, Libros, Vídeos, CD, Bebidas, Bisutería, Papelería, Recargas de moviles, tarjetas de teléfono para llamar al extranjero, y cuanta novedad salga para que la prensa alargue su agonía. ( Lo malo es que muchos de nuestros amigos caerán enfermos como consecuencia de la miopía del sector)
La prensa a diferencia de otros sectores como el textil, no se ha preocupado por su punto de venta, su única preocupación han sido mantener las ventas a toda costa. Hoy todo está externalizado, la distribución cada vez más fuerte por tener la información de unidades vendidas y devueltas se ha concentrado en que se proliferen los kioskos para que el Drop o pto. de entrega capilar les sea más rentable (Una parada entre 5 a 10 Kioskos) y las cabeceras enfocadas en quitarles negocios al kiosko con su equivocada estrategia del canal de suscripción a puntos cercanos al mismo.
(Mi barbero se habia suscrito y lo dejo porque lo trataban mal y volvió a comprarlo al kiosko)
Como dice el dicho "Nunca es tarde cuando la dicha es buena" para reformular el modelo completo, entendiendo que el kiiosko es parte de su cadena y que hoy no se compite entre empresas, se compite entre cadenas de suministro y el Kiosco es parte fundamental de la misma aunque se comparta con el competidor para optimizar coste.
La información, no solo es cualitativa , también debe ser cuantitativa y esa solo la puede recoger nuestro amigo el Kioskero, integrarlo para compartir ( Win to Win), no (win to Lost)
Así es el mundo de los negocios

2 comentarios:

  1. Hola, lo que dices es una realidad aplastante pero "los señores de la prensa" parece que no quieren darse cuenta, y al final ha ocurrido que tanto ordeñar a "la vaca" de una manera poco inteligente, esta esta enferma y en peligro.
    Espero y deseo que "ëste enfermo tenga cura" pues mucas familias vivimos de ello.
    Un saludo y gracias por el post.

    ResponderEliminar
  2. Hola, muy acertado tu artículo.

    Como los editores lo controlan todo (pvp, márgenes comerciales, asignación de cuotas, suscripciones, etc...) no creen necesario el seguimiento del artículo hasta el punto de venta, posiblemente ante el miedo de perder este control absoluto.
    Los sistemas de calidad que son la base de la ventaja competitiva, exigen el seguimiento del producto o servicio en todas y cada una de sus fases incluido la satisfacción del usuario final. Es evidente que el punto de venta es el elemento que contacta más directamente con este usuario.
    Este colectivo que es básico en el engranaje debería de ser objeto de la atención del editor, que es el responsable de aplicar una política de calidad, en lugar de esto el editor se encarga de la creación de "capas de cebolla" que evitan el contacto directo con el vendedor.
    Potenciar la competencia entre los distribuidores eliminando la exclusividad en la distribución, llegar a acuerdos con empresas que pueden ocuparse de identificar con claridad los problemas que padecemos los vendedores de prensa, revistas y publicaciones, ayudaría a reducir la improductividad que padecemos y añadiría valor al producto, pudiendo eliminar el peligro de desaparición de este colectivo que trabaja "barato" y eficaz.

    P.S. todo bien o servicio que no aplique sistemas de calidad no es más que un dinosaurio viviente, con evidente riesgo de desaparición.

    ResponderEliminar