Cargando...

miércoles, 1 de julio de 2009

Todo proceso de cambio genera momentos de frustración y desilusión

No se puede pretender cambiar un grupo de personas que creen que trabajan en equipo de la noche a la mañana, en mi experiencia personal la clave de todo cambio, es transmitir de forma transparente la necesidad de cambio, este aumento de información al personal genera responsabilidad, marcar limites claros para generar acciones centradas, para promover implicación compartida.
En todo proceso de cambio es normal sentir frustración e impotencia y hasta confundir el avance con caos o con vacíos en la toma de decisiones, cuando una organización en proceso de cambio, el equipo que se esta formando lo que quiere es que cambie la situación lo antes posible y aunque intentemos acelerar el cambio para conseguir los objetivos.
Se debe entender que de pasar de un grupo a un equipo con un punto de vista tradicional de el gestor como responsable de tomar decisiones y de los miembros del grupo como los que llevan a cabo las decisiones, generando un cuello de botella, a la idea de equipos colaboradores, donde se deben utilizar habilidades diferentes, donde se están aprendiendo una nueva forma de ver la responsabilidad, la toma de decisiones y trabajo en equipo.
Los sentimientos de frustración y desanimo son típicos en todo proceso de cambio y debe aprovecharse para reconducir esa energía en el desarrollo , aprendizaje y mejora de nuevas áreas.
Razones por las cuales puede surgir desanimo y frustración
- las expectativas iniciales no se corresponden con la realidad
- La gente duda del cambio y se preocupa porque fallé y la primera señal de problema, desata la desilusión
- La orientación o interpretación son inadecuadas, el equipo pregunta cuando usar sus capacidades y los gestores preguntan cuando usará el grupo sus capacidades.
- la gente teme equivocarse, temen aparecer como incompetentes
- la formación para tratar con temas de desarrollo son deficientes, falta de entrenamiento adecuada
Es normal encontrarse con obstáculos, que entorpezcan o retrasen la buena marcha del cambio, pero la frustración y desanimo son síntomas que hacen revisar los avances y verificar que los agentes de cambio estén informados, entrenados y poseedores de las capacidades adecuadas para emprender el paso hacia un nivel superior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada