Cargando...

martes, 21 de julio de 2009

Evolución de la cadena de suministro

Por: Carlos Martin Maroto
Fuente: Blog Lean Supply Chain
Permítanme que les cuente una anécdota con la que empezar esta entrada. Hace unas semanas, mi hijo, que en la actualidad tiene 20 años, llegó a casa con un antiguo disco de vinilo, de los que nosotros llamábamos “Long Play” o LP. Concretamente era el famoso Hotel California de los Eagles. Cuando sacó el disco de su funda de plástico, su sorpresa fue mayúscula. ¿Pero papa, si este disco solo tiene 4 canciones? –dijo con sorpresa. Yo le miré con una sonrisa y le dije: ¡dale la vuelta, hombre, dale la vuelta! Sin darnos cuenta, eso dejaba claro que existe una gran diferencia entre la manera en que yo conocí el mundo de la música y en la forma en que, en la actualidad, la conoce mi hijo. Un disco CD solo tiene una cara, mientras que un LP tenía dos caras… ¡y había que darle la vuelta para poder seguir escuchando la música! Esos detalles y otros parecidos, como por ejemplo el hecho de que hoy en día se puedan llevar en el bolsillo 10.000 canciones con un reproductor mp3, demuestran que la Cadena de Suministro de la música ha evolucionado en este tiempo muy deprisa y de manera espectacular, impensable unos años atrás
Desde que el gramófono sobre disco plano lo patentó Emile Berliner en 1888, hasta la aparición de la música digital en 1991, cuando fue desarrollado en Alemania por la Fraunhofer, el algoritmo que iba a permitir la compresión del sonido digital (el formato mp3), habían sucedido algunas cosas en el mundo musical en el transcurso de décadas, pero esta última innovación tecnológica, aceleró de manera drástica la Cadena de Suministro de la música creando un nuevo modelo de negocio que está haciendo tambalearse a la industria discográfica y sus actores tradicionales.
Ello nos lleva a pensar, que las Cadenas de Suministro sufren cambios y evoluciones a lo largo del tiempo de su existencia y que en la mayoría de los casos, condicionan el futuro de las compañías donde estas actividades y procesos tienen lugar. A propósito del estudio de los cambios en la Cadena de Suministro, en el año 1998 Charles H. Fine publicó un libro llamado Clock Speed (la velocidad del reloj) que ofrece un punto de vista muy peculiar, a la vez que útil, de estas evoluciones y que en el mundo de continuos cambios en el que hoy vivimos, sigue estando de plena de actualidad.
El libro comienza de la siguiente manera, con una curiosa analogía entre la biología y las Cadenas de Suministro. Dice así: “En el año 1995 tres científicos ganaron el Premio Nóbel de Medicina por su investigación sobre el proceso por el cual, se desarrollan embriones adultos complejos a partir de una célula sencilla. Para llevar a cabo este proyecto, examinaron pacientemente y durante años las mutaciones que tenían lugar en miles de moscas de la fruta (Drosophila)”. ¿Pero porqué utilizaron moscas de la fruta? Las razones por las cuales los biólogos emplean este tipo de moscas, son porque su estructura genética es bastante similar a la de los humanos, porque cientos de ellas caben en una botella, y porque, a pesar de su complejidad genética, este tipo de insecto evoluciona muy rápidamente, pasando del nacimiento, a la madurez y a la muerte en aproximadamente dos semanas. Por todas estos motivos, las moscas de la fruta, permiten incrementar la productividad de la investigación y facilitan a los biólogos estudiar durante una década, los cambios producidos en cientos de generaciones de las moscas
Continuando con este modelo biológico, se puede decir que las moscas de fruta pertenecen a una especie animal de reloj-muy rápido, es decir, que tienen un ciclo de vida extremadamente veloz. Por otra parte, los elefantes, los humanos y los mamíferos en general, tienen velocidades de reloj-más lentas: miden sus vidas en años, no en días. En el otro extremo de las moscas, están las tortugas cuyos organismos han evolucionado casi nada desde sus antepasados y sus vidas pueden sobrepasar el siglo, por lo que podemos decir que son una especie animal con un reloj-muy lento.
Charles H. Fine nos propone utilizar esta analogía biológica a las Cadenas de Suministro de las empresas y sus productos. Podemos decir que existen ciertas compañías que son como la Drosophila, es decir que se rigen por un reloj-muy rápido. Por ejemplo Intel, la compañía americana fabricante de semiconductores, vende sus chips a los fabricantes de ordenadores (Dell , Hewlett-Packard y otros) que son productos que se vuelven obsoletos a los pocos meses de su lanzamiento. Por lo tanto podemos decir que esta Cadena de Suministro tiene un reloj-muy rápido.
En el otro extremo, están las compañías que diseñan y construyen aviones como Boeing o Airbus, y mueven sus Cadenas de Suministro con un reloj-muy lento: un Boeing Jumbo 747 sigue siendo básicamente, el mismo producto treinta años después de su lanzamiento. En general y como primera conclusión, podríamos decir que cada industria y su Cadena de Suministro, evoluciona a una velocidad diferente dependiendo, en cierto modo de la velocidad del reloj de su producto, de la velocidad del reloj de sus procesos y del reloj de sus organizaciones. Los cambios tecnológicos aceleran los relojes y aumentan la competitividad en el sector donde se produce. La fotografía digital ha hecho evolucionar el mercado de la fotografía hasta hacer desaparecer a la fotografía tradicional y los teléfonos móviles han revolucionado las telecomunicaciones y están matando a los teléfonos fijos.
Ante todo esto, lo primero que hay que decir es que las Cadenas de Suministro, evolucionan a igual que lo hacen los seres vivos: nacen, crecen y mueren al cabo del tiempo, para dar paso a otras Cadenas con nuevos productos o servicios. La ventaja competitiva en las Cadenas de Suministro es siempre temporal y hay que estar pensando continuamente en las nuevas capacidades que deberíamos tener el día de mañana… ¿pero cuáles debemos desarrollar exactamente? Siguiendo con el paralelismo de la investigación que realizan los biólogos con la mosca de la fruta, los especialistas en Cadenas de Suministro podríamos utilizar los resultados y las experiencias vividas por las empresas que operan con productos de reloj-rápido, para analizar y comprender cual podría ser la evolución de las Cadenas de Suministro con capacidades y productos que tienen un reloj de velocidad media o lenta. Estos resultados, pueden ser muy ilustrativos y servir como herramienta de análisis para diseñar y desplegar nuevas estrategias de futuro en las compañías.
Para ilustrar los conceptos mencionados hasta ahora en esta entrada, fijémonos en la industria de los grandes ordenadores al final de los años 70 y principios de los 80. Las tres grandes compañías que dominaban por entonces dicho mercado, IBM, Digital y Hewlett-Packard, estaban absolutamente integradas verticalmente y tendían a proveerse por ellas mismas de la mayoría de los elementos para construir grandes ordenadores, desde los sistemas operativos y aplicaciones de software a los periféricos y todo el hardware electrónico. Sin duda vivían con un reloj-muy lento. Pero la progresiva aparición en el mercado del hoy imprescindible PC o Personal Computer a lo largo de los años 80, hizo optar a una de las grandes (IBM) por externalizar alguna de las actividades que hasta ese momento había realizado dentro de la propia compañía. El PC era un producto muy diferente a un gran ordenador, por lo que IBM entendió que debía diseñarlo, fabricarlo y venderlo de una manera distinta, para poder llegar a todos los potenciales clientes que esperaba conquistar. Por ello, transformó la estructura de la Cadena de Suministro vertical a otra más modular y horizontal, donde algunas partes del PC se las subcontrató a otros. Y así fue como la decisión de IBM de dejar fuera de su compañía la fabricación del microprocesador traspasándoselo a la empresa Intel y abandonando el desarrollo del sistema operativo de los PCs en favor de Microsoft, produjo en el medio plazo, unos cambios dramáticos en la industria de la informática, alterando la velocidad del reloj con la que la Cadena de Suministro de los computadores había vivido hasta entonces, pasando en muy poco tiempo, de ser muy lenta a volverse endemoniadamente rápida.
Todas estas decisiones de IBM, causaron un tremendo impacto sobre el mercado de la informática. Desde esos momentos, el producto dominante dejó de ser el súper ordenador, dando paso, al nuevo ordenador compatible de IBM. A la larga, IBM supo que se había equivocado en su estrategia, ya que al ceder partes de su Cadena de Suministro a Intel y a Microsoft, había permitido a decenas de empresas hasta entonces desconocidas, entrar en la fabricación de los PCs modulares, simplemente utilizando microchips de Intel y el sistema operativo de Microsoft. Para IBM fabricar PCs, había dejado de ser negocio. Bastaba que un ordenador tuviera “Intel Inside” y Microsoft Windows anunciado en su carcasa, para que cualquiera pudiera diseñarlos, montarlos y venderlos. De esta forma, comenzó el mundo a verse inundado por los PCs clónicos, dando entrada en el sector a marcas que hasta ese momento habían sido desconocidas y convertir el producto en una commodity. La velocidad del reloj de las grandes corporaciones, que trabajaban hasta entonces en el mundo monolítico de la informática, se había acelerado desde ese mismo momento, sin posibilidad de vuelta atrás. Los nuevos competidores, como Compaq y DELL, supieron aprovecharse de los nuevos dominadores del nuevo producto, Intel y Microsoft, uniéndose a ellos con la rapidez que exigían las nuevas circunstancias. De esta forma Compaq, DELL y otros, desarrollaron sus nuevos productos basándose en las tecnologías que les brindaban el nuevo procesador 80386 de Intel y el Windows de Microsoft. Cada nueva versión de procesadores que fabricaba Intel (486, Pentium, Pentium II, etc...) o cada nuevo sistema operativo de Microsoft (95, 98, 2000,XP, etc...) que aparecía en el mercado, hacían obsoletos en tan solo cuestión de meses, todo el parque de ordenadores mundial. A partir de ese momento ya nada volvió a ser igual. Definitivamente, el reloj se había vuelto para todos.
Cuando en la Cadenas de Suministro de una determinada industria, se produce un cambio cómo el que acabamos de describir, pasando desde una estructura vertical fuertemente integrada como era IBM en aquellos años, a una estructura horizontal, más modular y donde nuevas compañías (Intel y Microsoft) entran a ocupar los nuevos nichos del producto, Charles H. Fine sostiene que todo el ciclo de esta transformación, tiene lugar en forma de doble hélice y está gobernado por una serie de fuerzas que dirigen el proceso.
Estas fuerzas, llevan a las compañías a tener que tomar decisiones en un momento dado para externalizar determinadas partes de su negocio. Por otra parte, las tecnologías que la Cadena de Suministro necesita conocer y emplear, se hacen demasiado extensas y complejas, llegando a ser la organización de la compañía excesivamente grande y rígida. Todas estas fuerzas, finalmente dirigen hacia la desintegración de una Cadena de Suministro que era verticalmente integrada, llevándola hacia una estructura mas modular con la posibilidad de entrada de nuevos actores, como sucedió en este sector de la informática con la llegada de Intel y Microsoft. A veces estas rupturas en la Cadena, vienen provocadas por una innovación tecnológica, como fue el caso de Kodak y la irrupción de la fotografía digital. En este punto finalizaría la primera hélice apuntada por Fine.
Pero la transformación de la Cadena de Suministro no acaba aquí. Las nuevas compañías entrantes, también se ven sometidas en el tiempo a otras fuerzas en el nuevo escenario en el que han entrado a competir. Los avances técnicos que estas empresas aportan con su entrada en el negocio, la creación de nuevos sistemas que aportan más valor y la integración con otros subsistemas para crear una solución mas integral en los clientes, producen dentro de estas compañías una nueva verticalización de su propia Cadena de Suministro, volviéndose a la situación inicial de una empresa con fuerte integración vertical. Aquí finalizaría la segunda hélice.
Este último ciclo ha sido por el que ha pasado Microsoft en los pasados años. Esta compañía intervino facilitando el paso de la primera parte de la hélice de IBM rompiendo su integración vertical. Después de esto, Microsoft poco a poco fue imponiendo en todo los ordenadores del mundo su archí popular sistema operativo Windows. Pero este proceso ha llevado a esta empresa americana a iniciar la segunda hélice, es decir la verticalización de su Cadena de Suministro del software. Microsoft ha ido dominando el mercado con su sistema operativo Windows, generando productos alrededor de la suite Office y barriendo a otros en Internet (caso Netscape) al integrar su navegador Explorer haciendo su Cadena de Suministro más y más vertical. ¿Acabará esta compañía partida en partes como ya pretendieron los tribunales americanos hace años? ¿Asistiremos a una nueva vuelta de hélice donde aparezcan otras compañías imponiendo sus productos a una velocidad mayor? La respuesta está en Google y otras compañías que no van a permitir que Microsoft crezca verticalmente como hizo durante muchos años.
Todas estas reflexiones sobre la evolución de las Cadenas de Suministro, nos deben de llevar a reflexionar sobre cual puede ser la situación actual de la compañía en la que nos encontremos y que podemos aprender de las Cadenas de Suministro que nos rodean, ya sean las de nuestros competidores o en actividades similares a la nuestra. ¿Qué velocidad de reloj tiene la industria o los servicios donde opera en la actualidad nuestra compañía? ¿Qué cambios han ocurrido en el entorno de las que tienen relojes más rápidos que la nuestra? ¿Podrían producirse esos cambios en nuestra Cadena a medio plazo? ¿Está nuestra Cadena de Suministro verticalmente integrada de manera "fuerte"? ¿Qué procesos u operaciones de nuestro negocio deberíamos de externalizar y basadonos en qué criterios? ¿Podría ello provocar una primera vuelta en la doble hélice de nuestra Cadena de Suministro?
Es evidente que todas las cuestiones aquí planteadas, no tienen respuestas simples y sencillas. Lo que si es cierto, es que al igual que les ocurre a los biólogos con la mosca de la fruta, la Drosophila, el estudiar otros organismos vivos, en nuestro caso, al analizar otras Cadena de Suministro del entorno con relojes-rápidos, puede ayudarnos a prever el futuro y tomar decisiones sobre nuestra propia Cadena de Suministro, que de otra manera, tardaríamos quizás años en considerar. Seguro que algunas de ellas, podrían ser muy convenientes y beneficiosas para la futura salud de nuestro negocio actual.
Recuerden: ninguna ventaja competitiva en las Cadenas de Suministro es para siempre y menos si tu reloj es rápido; sino que se lo pregunten a las compañías discográficas, a las de fotografía, a las de móviles, a las de ordenadores… ¿quién recuerda ya que hasta hace bien poco, un LP tenia dos caras y que los carretes de fotografías había que revelarlos para disfrutar de una bonita foto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada