Cargando...

lunes, 20 de julio de 2009

Angeles y Demonios, Las claves para la sucesión del primer ejecutivo

Publicado el 14-07-2009 por Antonio Peñalver, consejero delegado de People Excellence
Fuente: Expansión y Empleo
Un thriller convencional que, con total falta de rigor, trata algo tan importante como es la elección del Papa. Desde el punto de vista del 'management' ayuda a reflexionar sobre las claves de la sucesión del primer ejecutivo, un tema relevante porque en estos procesos las organizaciones pueden llegar a jugarse su supervivencia.
Tras la versión cinematográfica de El Código Da Vinci, su director (Ron Howard) y su protagonista (Tom Hanks) vuelven a trabajar juntos en otra adaptación del libro de Dan Brown: Ángeles y Demonios.
Es una película de acción, convencional y previsible que, con total falta de rigor, trata una materia tan importante como la elección de un Papa, máxime cuando la mayoría de las personas basa su opinión en lo que ve en las películas.
Ángeles y Demonios trata del secuestro de cuatro cardenales en pleno cónclave para elegir nuevo Papa y del anuncio de la colocación de una bomba de altísima potencia en el Vaticano por parte de los illuminati, una especie de logia premasónica de supuesta relevancia en el pasado. La policía, asesorada por el experto en simbología profesor Langdon (Tom Hanks), dispondrá de muy pocas horas para evitar la catástrofe.
La película, al margen del desconocimiento total de la Iglesia, -tanto de su forma de ser y como de sus representantes-, muestra cómo una organización con una gran historia afronta el cambio de su primer representante. En este sentido destacan dos aspectos de una empresa de extraordinaria madurez. Primero, la Iglesia Católica, ante la eventualidad de tener que sustituir a su máximo representante, cuenta con unos candidatos de experiencia contrastada y reconocidos por el resto de la organización. Y segundo, son los primeros representantes de la organización los que eligen de forma colegiada a su máximo ‘directivo’, en este caso el Papa.
Este ejemplo de sucesión organizativa del primer ejecutivo es el reflejo de una organización de una gran experiencia y no es extrapolable a otro tipo de compañías más inmaduras y con un capital interesado. Sin embargo, es un buen ejemplo sobre la importancia de acometer este proceso adecuadamente.
Relevo generacionalLa sucesión del consejero delegado, presidente ejecutivo o director general de una compañía es siempre una situación crítica. Del éxito de la operación puede depender que la empresa se vea afectada en sus resultados y que sus equipos claves se sientan implicados en el futuro de la misma.
La figura del primer ejecutivo de una compañía no es fácil de encontrar. Éste debe centrarse en la gestión de áreas claves como el desarrollo de la misión y los valores de la empresa, la definición y la implantación de la estrategia, el diseño de una organización eficaz, la creación de un marco de trabajo que facilite el crecimiento de los colaboradores, la asignación de los recursos financieros necesarios y la búsqueda de la eficiencia en las operaciones de la empresa. Aspectos todos ellos que requieren de un perfil muy especial de profesional y que no es fácil encontrar, si no se esta preparado.Por estos motivos, la sucesión es una tarea siempre compleja. Y para afrontarlo con éxito, las organizaciones han de tener en cuenta aspectos como: entender los orígenes de la crisis que motiva el cambio, definir con el Consejo un plan de transición; tener identificados y preparados los líderes de referencia de dentro del equipo directivo o de consejeros; apoyarse en el equipo directivo, con transparencia, reconociendo y utilizando su experiencia; y facilitar la integración y adecuación del nuevo primer ejecutivo para asegurar una adecuada asunción de valores y transmisión de conocimientos.
A modo de conclusión, podemos decir que la forma en que se abren, gestionan y cierran este tipo de crisis dice mucho de la cultura de las empresas y de sus equipos directivos. Normalmente, -salvo organizaciones de gran madurez, como por ejemplo, la Iglesia Católica-, son pocas la instituciones que están preparadas para afrontar y gestionar una crisis de este estilo. Sin embargo, el trabajo que se realice durante la misma puede ayudar a una empresa a identificar a personas clave que son capaces de aparcar sus diferencias y comprometerse por el bien de la corporación.
'Ángeles y Demonios'Director: Ron Howard
Nacionalidad:Estados Unidos (2009)
Género: Thriller

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada