Cargando...

domingo, 3 de mayo de 2009

Resistencia al Cambio (Las rutinas defensivas)

Las rutinas defensivas a mi manera de ver son la anestesia de las organizaciones y hacen muy difícil que los individuos, grupos, intergrupos y organizaciones detecten y corrijan los errores que son comprometedores o amenazantes, debido a que las reglas fundamentales son: 1.- Solayar los errores y actuar como si no los hubiera 2.- No discutir este soslayamiento 3.- hacer de su indiscutibilidad algo indiscutible Estas condiciones, a su vez,hace muy difícil intentar interrumpir o reducir las rutinas defensivas de organización. De hecho, el simple intento conducirá a una reactivación y fortalecimiento de la mismas. Esto, a su vez, refuerza y extiende las rutinas defensivas. Dos son la menos las razones por las que los individuos se sienten indefensos a la hora de cambiar las rutinas defensivas. Primero, ellos se sienten que el cambio no prosperará porque será peor el remedió que la enfermedad. Segundo, no desean que se les hagan responsables de la situación al abrir la caja de pandora. El resultado es algo equivalente a una economía sumergida, es decir, una organización en la sombra que vive y florece aunque oficialmente se la considere muerta o inexistente. Obviamente esto contribuye a que la organización en la sombra siga viva y florezca aún más. Así que ahora tenemos la dirección sumergida dirigiendo la escena real. Este es un tema apasionante para los asesores o consultores que vemos en las empresas, como los individuos generamos rutinas para defender la inoperancia y la incompetencia (Cambiar para no cambiar). Continuará..................

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada